Un comando talibán ataca el lujoso hotel Intercontinental de Kabul

Un comando talibán ataca el lujoso hotel Intercontinental de Kabul

Fotografía de archivo del 22 de noviembre de 2003 que muestra a empleados del hotel Intercontinental de Kabul limpiando los destrozos tras la explosión de una bomba en los jardines. EFE

EFE/Archivo

Un comando talibán lanzó esta noche un ataque contra el hotel Intercontinental de Kabul, un establecimiento muy popular entre los extranjeros en el que varios insurgentes están aún atrincherados y han causado un número indeterminado de víctimas.

Al menos tres insurgentes talibanes se introdujeron en el lujoso hotel en torno a las 22.00 horas locales del martes (19.30 GMT), según explicó a Efe el jefe de la unidad de crimen de la ciudad, Mohamed Zahir.

Zahir, que dijo haber recibido él mismo un disparo de los integristas, confirmó que tres personas resultaron heridas, aunque deslizó que el número total de víctimas podría ser mayor.

El canal afgano de noticias Tolo informó en un primer momento de la muerte de diez personas, sin especificar sus fuentes ni precisar la identidad de las mismas, pero posteriormente matizó que la cifra incluye a fallecidos y heridos.

En el lugar reina la confusión, se han registrado diversas explosiones de granadas y los insurgentes, equipados con armas ligeras, están disparando contra las fuerzas de seguridad, según la fuente policial consultada por Efe.

En declaraciones a Efe, el portavoz talibán Zabiulá Muyahid atribuyó a sus milicias la autoría del ataque y aseguró que hay un elevado número de víctimas, pero evitó especificar el objetivo de la acción.

Algunos medios de comunicación afganos informaron de que en el establecimiento se encontraban funcionarios que habían participado en una reciente cumbre trilateral en Kabul entre delegaciones de Afganistán, Pakistán y las fuerzas de la OTAN.

En un mensaje en la red social «twitter», el embajador paquistaní en Washington, Hussain Haqqani, dijo que la comitiva de su país no se había alojado en el hotel y que estaba «a salvo».

El emblemático Intercontinental, de cinco estrellas, aloja a muchos visitantes extranjeros y tiene seis plantas y varias piscinas, está en lo alto de una colina de Kabul y dispone de varios niveles de seguridad.

En los últimos meses, los talibanes han incrementado sus acciones ofensivas al calor de la llegada del buen tiempo, cuando tradicionalmente se recrudecen los combates en el país centroasiático.

Recientemente, el movimiento integrista admitió tener una nueva estrategia que pasa por una potenciación de los ataques selectivos contra altos cargos gubernamentales y de otras instituciones, algo que han llevado a la práctica sobre todo con atentados contra gobernadores provinciales y jefes policiales.

Las acciones como la de hoy perpetradas por comandos «fedayines», combatientes que luchan hasta morir, son habituales y en el pasado se han registrado en importantes núcleos urbanos como Kabul o la sureña ciudad de Kandahar.

El próximo mes de julio la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN comienza a retirarse de Afganistán y a transferir gradualmente el control de algunas zonas del país al Ejército y Policía afganos en un proceso que debe concluir en 2014.

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció la semana pasada que 10.000 militares de su país -que aporta un tercio de los 150.000 efectivos extranjeros desplegados en Afganistán- se marchará antes de fin de año, mientras que otros 23.000 lo harán en 2012.

Muyos países miembros de la ISAF seguirán un calendario parecido, al tiempo que continúan con su labor de formación a las fuerzas de seguridad afganas.

El asalto talibán llega precisamente pocas horas antes de una conferencia de dos días sobre este proceso de transición que comienza hoy miércoles y a la que está previsto que asistan altos cargos del Gobierno afgano.

Fawad Peikar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído