Contraponen al espanto de la ejecución escenas felices de la sociedad china como propaganda

China proyecta en público y en pantalla gigante la decapitación del periodista James Foley

Mientras la mayoría de medios occidentales se esfuerzan por no difundir las imágenes de la ejecución del reportero James Foley a manos del Estado Islámico (IS, en sus siglas en inglés), y las redes sociales se hacen eco del deseo de la familia de que se publiquen fotos del periodista, en el ‘Imperio Celeste’ se proyecta una secuencia de la decapitación en el centro de Pekín.

En una pantalla gigante adosada a la estación de autobuses de Dongzhimen, la más grande de la ciudad, se han mostrado algunos fotogramas del asesinato y de los disturbios de Ferguson por la muerte de un joven negro desarmado.

En el caso de Foley, se escoge la parte en que el yihadista da inicio a la decapitación y en que se observa el cuerpo desmembrado de Foley, las más duras de un montaje que excluye los momentos del degüello.

Las imágenes fueron descubiertas inicialmente por Steve George, director del medio ‘That’s Beijing Magazine’, quien en declaraciones a la web estadounidense ‘Quartz’ ha indicado que formaban parte de un vídeo propagandístico de 4 minutos de duración, salpicado de escenas de «familias saltando felizmente en lugares emblemáticos de la capital» y «de niños de escuelas locales mostrando manualidades y ayudando a personas mayores».

El periodista ha añadido que «este tipo de yuxtaposición es bastante común en el país». Las imágenes de paz y prosperidad en China se contraponen a otras de violencia alrededor del mundo, fomentando la idea de que «el caos se extiende más allá de nuestras seguras y agradables fronteras».

Aunque no está claro quién colocó el vídeo, el reportero indica que el hecho de estar en una estación de autobús apunta a la responsabilidad de las autoridades gubernamentales.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído