LAS COSAS DEL GOBIERNO SOCIALISTA

Cachondeo planetario al atribuirse Pedro Sánchez los progresos de los gais… ¡en la India!

Cachondeo planetario al atribuirse Pedro Sánchez los progresos de los gais... ¡en la India!
Pedro Sánchez (PSOE). EP

En otros tiempos y si no estuviera perpetrando tantas tropelías, pifias y errores, se hubiera zanjado el asunto con ese dicho de ‘no tiene abuela’ (¡Qué cien días, Pedro Sánchez! Las diez rectificaciones de su Gobierno mutante y desnortado ).

El problema con Pedro Sánchez es que tampoco tiene vergüenza. Ni medida, ni criterio, ni principios, ni nada (Pedro Sánchez, que felicitó el Ramadán a los musulmanes, se ‘olvida’ de felicitar la Virgen de Agosto a los cristianos).

Sólo una desmedida ambición y la obsesión de seguir en La Moncloa como sea (Los tronchantes montajes que corren como la pólvora sobre los manirrotos Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ).

Sabida es la tendencia de Pedro Sánchez a las poses y a los mensajes grandilocuentes, simbolizadas en su visita a la celda de Mandela o en sus reiteradas imágenes kennedyanas  entre perros y árboles del ala oeste de La Moncloa.

Esta vez se la ido la mano del todo, al menos a juzgar por la estrepitosa reacción que ha generado un mensaje de apariencia bienintencionada que sin embargo, para muchos, produce estupefacción, carcajadas o enojos, según el barrio.

Como explica ‘Esdiario’ este 8 de septiembre de 2018, la cosa tuvo que ver con la despenalización de la homosexualidad en La India, algo que en España sucedió en 1995, trece años después, por cierto, de la primera victoria socialista con Felipe González.

El presidente, siempre dispuesto a unir su imagen a la de las mejores causas, utilizó su perfil en Twitter para decir literalmente lo siguiente:

La respuesta feroz

Nada que objetar, por supuesto, a una causa defendida por todos ya en España. La cuestión es que para los seguidores que Sánchez fue un intento más de arrimar el ascua a su sardina para pasar por el campeón de las libertades que dice ser. Y provocó un alud de respuestas:

Este mensaje fue tal vez el más elocuente de todos, pues recuerda a Sánchez sus reiterados mensajes de apoyo al Ramadán y sus pocas palabras a la persecución de homosexuales que profesan, precisamente, esa religión.

El presidente no volvió a referirse más al asunto, aunque tal vez si viera el hilo que siguió a su disertación medallística se daría cuenta de que no gustó nada: desde Navantia hasta el desempleo, sus propio seguidores le preguntaron si no tenía nada mejor de qué ocuparse que de hacer el indio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído