CRIMEN Y CASTIGO

Brenton Tarrant, el ejecutor de musulmanes de Nueva Zelanda, no quiere abogado y compró las armas por internet

Brenton Tarrant, el ejecutor de musulmanes de Nueva Zelanda, no quiere abogado y compró las armas por internet
Brenton Tarrant, autor de la masacre en Nueva Zelanda, a su llegada al tribunal. EP

Brenton Tarrant no tiene el menor arrepentimiento (El australiano Brenton Tarrant perpetró la carnicería sólo, en las dos mezquitas y en apenas 36 minutos).

El ejecutor autraliano de la masacre en dos mezquitas de Nueva Zelanda, rechazó a su abogado de oficio y planea defenderse solo por el asesinato de al menos 50 personas.

El letrado Richard Peters dijo al diario New Zeland Herald que dejó de representar a Tarrant, a petición del acusado, el pasado sábado tras representarle en su comparecencia ante el juez, que le imputó un cargo de asesinato.

Peters indicó al periódico que el asaltante, de 28 años, estaba lúcido, no mostró ningún tipo de arrepentimiento y que no le pareció que fuera mentalmente inestable más allá de expresar su ideario extremista.

Tarrant permanecerá en prisión provisional hasta el 5 de abril, cuando se espera que comparezca ante el Tribunal Superior neozelandés donde, según el abogado, buscaría utilizar el proceso como altavoz de su ideología.

«Sospecho que no evitará la publicidad y que este será la manera como afrontará el juicio. El trabajo del juez será dirimir con esto», dijo Peters.

Además de los 50 muertos, otras 50 personas resultaron heridas en el asalto armado en las dos mezquitas de Christchurch, 34 de los cuales siguen ingresados en el hospital, 12 de ellos en estado crítico.

Compró las armas por internet

El asesino compró a través de internet cuatro de las armas que utilizó en el ataque, según confirmó hoy el propietario del negocio.

David Tipple, propietario de Gun City, dijo en rueda de prensa que vendió cuatro armas de categoría A y munición en tres o cuatro operaciones separadas verificadas por la policía entre noviembre de 2017 y marzo de 2018.

La primera compra tuvo lugar el mismo mes en el que Tarrant obtuvo el permiso de armas de las autoridades de Nueva Zelanda donde, según escribió en un manifiesto, se había trasladado para entrenarse para el ataque.

«No detectamos nada extraordinario sobre el titular de esa licencia de armas», dijo Tipple.

El propietario aseguró que entre las ventas no figuraban las armas semiautomáticas que Tarrant utilizó durante el ataque que retransmitió en directo a través de Facebook.

«Vi el vídeo y vi el rifle (…) no era de ninguna de las tiendas afiliadas a Gun City», indicó Tipple.

En un comunicado, Gun City mostró su «pleno apoyo» al anuncio de la primera ministra, Jacinda Ardern, de enmendar la ley de armas y ofreció su colaboración para «garantizar que cualquier revisión y cambio de legislación evita otro incidente».

Durante la rueda de prensa, Tipple evitó abundar al respecto al considerar que «no es día para abrir el debate sobre armas» y subrayó que esta discusión es lo que buscaba el asaltante.

«En su manifiesto escribió que el uso de armas de fuego buscaba dividirnos. Si le permitimos hacer cambios en nuestra ideología y comportamiento, habrá ganado», aseguró.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído