GOS ESPAÑOLES ENTRE LOS 300 ASESINADOS

Pasión y muerte de María y Alberto: de Galicia a morir en la masacre de Sri Lanka

Él trabajaba en la India y ella viajó para pasar unas vacaciones juntos en Colombo cuando una bomba en su hotel segó sus vidas

Pasión y muerte de María y Alberto: de Galicia a morir en la masacre de Sri Lanka
María González Vicente y Alberto Chaves Gómez. EP

Pasión y muerte (Última hora: 287 muertos y 469 heridos tras explosiones en iglesias y hoteles de lujo en Sri Lanka).

María González Vicente y Alberto Chaves Gómez estaban de vacaciones. Él, que durante muchos años había trabajado en Central Lechera Gallega, decidió hace dos años dar un giro a su carrera (El Gobierno de Sri Lanka reconoce que recibió ‘avisos’ de ataques terroristas, pero «no prestó atención»).

Fichó por Profand, una firma de pesca, procesado y comercialización de productos del mar que posee una filial en la India. Allá se fue a trabajar. Estos días, María fue a hacerle una visita (Sri Lanka: Mueren tres de los cuatro hijos del dueño de ASOS en la matanza de las iglesias y los hoteles) .

Ella viajó a través de Dubai, y él lo hizo desde su lugar de residencia. Se encontraron en Sri Lanka para compartir unas pequeñas vacaciones. Un descanso que, por las noticias que iban llegando a Pontecesures, estaban disfrutando.

«O atentado colleunos no hotel. Almorzando. Morreron xuntos e felices», explicaba, con la voz entrecortada por la emoción, un amigo de la familia. Durante su estancia en Sri Lanka, la pareja había visitado varios hoteles y centros de interés. Tres de ellos fueron blanco de los terroristas.

Este 22 de abril, los dos chicos, de 32 y 31 años, tenían que volver a casa.

«O hotel no que os pillou o atentado [el Kingsbury, según diversas fuentes] estaba preto do aeroporto», relatan allegados de la familia de María, que está rota por el dolor y ahogada por los trámites que les esperan.

La embajada está gestionando los certificados de las autoridades judiciales de Sri Lanka para poder repatriar pronto unos cuerpos que fueron identificados por sus tatuajes.

Las familias recibieron la fatal noticia a través del consulado. A los padres de Alberto, que residen en el lugar de Rial (Leiro, Rianxo), los llamaron a las cuatro de la madrugada para darles la noticia más terrible de sus vidas.

Hacía apenas un mes que habían visto a su hijo; había estado en Galicia de vacaciones y había acudido a ver a sus padres y a su hermano.

El alcalde de Pontecesures, Juan Manuel Vidal Seage (PP), supo de lo ocurrido «por un amigo. Estrañoume, porque dixeran que non había ningún español entre os falecidos». Pero, tras unas cuantas llamadas, pudo confirmar el peor de los escenarios. «Que lei de probabilidades é esta, que dúas persoas de aquí vaian morrer almorzando en Sri Lanka?».

El regidor reconoce que la noticia fue «demoledora» y que no pudo contener las lágrimas. A fin de cuentas él, como la mayoría de los cesureños, conocía a la pareja. «Con María, que era filla única, falaba con frecuencia; as nosas casas están a cincocentos metros», dice el regidor. La empresa de su familia, en la que ella trabajaba, es proveedora del Concello, así que «era unha relación de día a día».

Una profunda tristeza se ha apoderado de Pontecesures, Rianxo y Padrón, donde trabajaba María. En el municipio barbanzano han decretado tres días de luto y este martes se guardará un minuto de silencio en la calle Castelao.

En Pontecesures, además del duelo, convocarán una concentración para arropar a las familias. Tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como el de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, mostraron sus condolencias por lo ocurrido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido