CON ESTA TECNOLOGÍA INVESTIGARÁN EL VERDADERO ORIGEN DEL UNIVERSO

El «ojo en el cielo» de China: el gigante asiático activa el radiotelescopio más grande del mundo

El "ojo en el cielo" de China: el gigante asiático activa el radiotelescopio más grande del mundo
El Radiotelescopio Esférico de Apertura (FAST).

China decidió hace algunos años tomarse en serio la batalla por ser la potencia número uno del mundo, en muchos campos ha dado un paso al frente para apuntar a ese objetivo y uno de ellos es la investigación y el desarrollo de todo tipo de tecnología.

El país asiático ahora cuenta con un tazón inmenso que decidieron colocar en una montaña al sur del país para tener su propio «ojo en el cielo», se trata del radiotelescopio más grande y con mayor poder del mundo, y los científicos que trabajaron en la obra han dado el pistoletazo de salida y ya está funcionando, luego de que en 2016 se conociera de sus primeras pruebas.

Lo han llamado Radiotelescopio Esférico de Apertura de 500 Metros (FAST, por sus siglas en inglés), mide 500 metros de diámetro y con ello supera al radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico, que era el más grande hasta ahora.

La misión principal del FAST es investigar los misterios que a día de hoy no han podido ser desvelados acerca del origen y la evolución del universo.

El FAST puede realizar sondeos de materia oscura, determinar la existencia de señales que provengan de civilizaciones extraterrestres, esto gracias a una tecnología que le permite detectar «ráfagas rápidas de radio», se trata de intensos eventos energéticos que apenas duran milisegundos y que son imposibles de reconocer con otros instrumentos.

«El FAST será una herramienta excelente para detectar y estudiar las FRB más tenues», afirmó Victoria Kaspi, astrofísica de la Universidad de McGill en Canadá.

Por su parte, Min Yun, profesor de astronomía en la Universidad de Massachusetts destacó que «El FAST mejora significativamente nuestra capacidad para sondear el universo en busca de señales cósmicas, que son inherentemente débiles y están en el límite de ser indetectables»

Según informó el gobierno chino, el equipo, que inició a ser construido en la década de los 90, está completamente funcional y disponible para los astrónomos de todo el mundo.

Este sistema, que está compuesto por casi 4.400 paneles de aluminio, requirió de una inversión de US$171 millones y se encuentra en la depresión de Dawodang, en la provincia Guizhou en el suroeste de China.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído