The Berman Law Group, una firma basada en Florida

Un bufete de abogados norteamericano presenta una demanda multimillonaria contra el régimen chino por su desidia ante la pandemia de coronavirus

“Pekín sabía que el coronavirus era peligroso y capaz de causar una pandemia y lo dejó engordar, ocultándolo hasta que que fue tarde”

Un bufete de abogados norteamericano presenta una demanda multimillonaria contra el régimen chino por su desidia ante la pandemia de coronavirus
El presidente chino Xi Jinping. PD

Seguro que en La Moncloa, al inepto Pedro Sánchez y sus irresponsables ministros les dará un escalofrío cuando lean esta noticia.

Y con razón, porque a ellos les puede caer encima algo muy parecido, por su irresponsabilidad y negligencia, a poco que se pongan las pilas unos cuantos abogados españoles y aparezca un juez que no se acojone.

Un reconocido bufete de abogados de Florida, Estados Unidos, presentó una demanda colectiva contra el régimen chino conducido por Xi Jinping como responsable de la pandemia del coronavirus, que está causando estragos en la población mundial.

“Pekín sabía que el COVID-19 era peligroso y capaz de causar una pandemia, pero actuó lentamente, proverbialmente metieron la cabeza en la arena y/o la taparon por su propio interés económico”.

Eso reza el documento presentado por la firma The Berman Law Group ante una corte de Florida.

“The Berman Law Group anunció que ha presentado una demanda colectiva federal contra la República Popular de China, la provincia de Hubei, la ciudad de Wuhan y varios ministerios del gobierno chino, en nombre de los residentes y las empresas en los Estados Unidos y el estado de Florida”.

 “La demanda fue presentada en el Distrito Sur de Florida y busca miles de millones de dólares en daños compensatorios para aquellos que han sufrido lesiones personales, muertes por negligencia, daños a la propiedad y otros daños debido a la falta de China de contener el virus COVID-19, a pesar de su capacidad de contener el virus en sus primeras etapas de propagación”.

Matthew Moore, abogado del bufete indicó:

“Como hemos alegado en nuestra queja, los funcionarios chinos sabían antes del 3 de enero que el COVID-19 se transmitió de humano a humano y los pacientes comenzaron a morir unos días después. Sin embargo, seguían diciéndole a la gente de Wuhan y al mundo en general que todo estaba bien, incluso celebrando una cena pública en Wuhan para más de 40,000 familias el 18 de enero”.

El brote ya se había iniciado, incluso, mucho antes.

A partir de noviembre el virus ya circulaba por la populosa ciudad china sin que el régimen hiciera algo para controlar el brote.

Por el contrario, ante las primeras denuncias de médicos, Pekín ordenó su censura y castigo.

“Esto podría haberse contenido mientras que los funcionarios chinos intentaron en cambio presentar una narrativa positiva sobre la epidemia que se desarrolla para el propio interés económico de China”, continuó el ex senador estatal de Florida Joseph Abruzzo, director de relaciones gubernamentales de la empresa.

“Cuando leas sobre el aumento del número de víctimas mortales y veas la detención casi completa de la vida y los viajes normales, recuerda que China esperó diecisiete días críticos antes de compartir la secuencia del genoma COVID-19 con otras naciones, como lo deja en claro la queja”.

Russell Berman, cofundador de la firma señaló: «La demanda es una queja ambiciosa contra una superpotencia mundial. Pero, como hemos alegado, China ha desatado una pandemia en el mundo, y el daño ahora se multiplica exponencialmente todos los días aquí en los Estados Unidos y Florida. Nuestra firma no tiene miedo de enfrentarlos y obtener la justicia que se merece. Es el gobierno chino el que debería pagar los daños por estímulo económico a Estados Unidos, no el pueblo estadounidense».

Cifras que preocupan

El número de nuevos casos de coronavirus en los Estados Unidos superó los 35.000 este 23 de marzo de 2020, lo que lo convierte el país en el tercero -muy a la par de la España de Pedro Sánchez- por número de infecciones en el mundo, solo por detrás de Italia y China.

El número de muertos alcanzó 471, el sexto más alto del mundo, pero todavía las sexta parte de las que tiene España.

En total, el número de casos confirmados es de 35.225, según el balance de la Universidad Johns Hopkins del lunes.

Un número que aumentará inevitablemente en las próximas horas, a medida que aumente la disponibilidad de pruebas.

La pandemia ya alcanzó los 50 estados de la Unión. Nueva York, que tiene el 6 por ciento de la población de Estados Unidos, acumula alrededor de la mitad del total de positivos en el país. El estado tiene el mayor número de casos, con más de 15.000 contagiados, de los que la ciudad acumula más de 9.000 y 63 de las 114 muertes. No obstante, las cifras siguen en aumento y cambian rápidamente porque el estado tiene ahora capacidad para realizar más pruebas, con 200 laboratorios, públicos y privados operando.

Para frenar el rápido crecimiento, Nueva York elevó las restricciones, que entraron en vigencia este lunes, en un plan que el gobernador Andrew Cuomo ha llamado “Nueva York en Pausa”. Afectarán a unos 19 millones de personas y surgieron luego de que California, el mayor estado del país, pusiese en marcha un plan parecido, que también han seguido Nueva Jersey, Connecticut e Illinois.

Así, más de un tercio de la población está bajo medidas más o menos severas de confinamiento en todo el país.

“Lo peor aún está por venir”

Autoridades locales y estatales en todo el país han advertido sobre las consecuencias nefastas de la ausencia de una intervención federal más contundente.

“Lo peor aún está por venir”, dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y predijo que los hospitales de la ciudad enfrentarán una escasez importante de equipamiento de protección en los próximos días a menos que se tomen acciones drásticas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído