El mantener controlada la epidemia también ha ayudado a que los centros de salud no se vean colapsados

El ‘modelo japonés’ contra el coronavirus: cómo vencer al COVID-19 sin aislamientos

El 'modelo japonés' contra el coronavirus: cómo vencer al COVID-19 sin aislamientos
Japón con el coronavirus PD

El aislamiento se ha convertido en la solución más implementada internacionalmente en la lucha contra el coronavirus. Sin embargo, Japón ha logrado implementar con éxito un modelo distinto, pese a que fue uno de los primeros países en confirmar contagios, pocos días después de que China comenzara a alertar del brote.

La situación en Japón presentaba grandes retos. Además de su cercanía con China, en el país asiático predomina una población mayor de 65 años (el 28 por ciento del total) y el consumo de tabaco. Una suma de factores que pronosticaban una gran crisis sanitaria que, sin embargo, logró ser aplacada.

De acuerdo con el número de enfermos y de víctimas fatales a causa del coronavirus, Japón es, entre los países desarrollados, uno de los menos afectados.  Hasta el miércoles 25 de marzo, este país asiático sumaba 1.193 casos confirmados y 43 víctimas fatales, según el mapa del hospital Johns Hopkins.

Esto lo ubica muy por debajo de otras naciones como China (donde hay más de 81.000 casos y 3.200 muertes), Italia (69.000 casos y más de 6.800 muertes), o España (con más de 47.000 casos y 3.400 víctimas fatales).

El éxito japonés

Japón ha destacado en la búsqueda y control de los grupos de contagio. «Japón ha tenido mucho éxito en contener la propagación del COVID-19 al enfocarse en grupos de brotes, es decir, personas que infectan a las otras personas. Se les ha hecho pruebas y se les ha aislado”, explica Kenji Shibuya, director del Instituto de Salud de la Población de la Universidad King’s College de Londres.

Otro de los argumentos que pueden explicar el éxito de Japón es el distanciamiento social que incluso antes del brote de coronavirus ya estaba bastante arraigado en su cultura. «Los japoneses son bastante conscientes de la higiene, mucho más que en otros lugares. Además, muchas personas usan mascarillas en las calles por un tema cultural, por lo que hay menos posibilidades de transmisión», indica.

Aunque aún no está demostrado que los puntos anteriores tuvieran un impacto directo, sí hay cierto consenso es en que la decisión temprana del gobierno de cerrar las escuelas y suspender eventos masivos, además de insistir en la necesidad de respetar las nuevas normas sociales desde un comienzo, ayudó a controlar su propagación.

Si se compara la curva de la trayectoria de los contagios en Japón con la de otros países afectados por el coronavirus -como Italia, España o Estados Unidos-, se puede ver cómo los japoneses han logrado ralentizar la transmisión. El mantener controlada la epidemia también ha ayudado a que los centros de salud no se vean colapsados.

De esta manera, para muchos expertos el caso de Japón debe mirarse con atención pues han logrado controlar la propagación sin aplicar medidas demasiado extremas, como bloquear ciudades enteras.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído