La política exterior de Pekín busca garantizar su dominio económico y geopolítico

China: El lado ‘oculto’ de la «diplomacia de las mascarillas» o ‘ayudas’ humanitarias

Las ayudas del gigante asiático tienen unos peligrosos intereses para los países beneficiados

China: El lado ‘oculto’ de la "diplomacia de las mascarillas" o 'ayudas' humanitarias
Xi Jinping PD

China está aplicando su “diplomacia de las mascarillas”. Un proyecto para garantizar su dominio económico y geopolítico tras la crisis sanitaria de la pandemia del coroanvirus.

La política externa de Pekín persigue dos objetivos: limpiar su imagen luego de haber ocultado el alcance del brote de COVID-19 que se desarrollaba en Wuhan; y comprometer a la nación beneficiada para futuros planes.

China podrá quedarse con explotaciones clave en diferentes puntos del planeta. América Latina y África son los principales perjudicados de las ‘ayudas’ de Pekín.

Europa, más robusta y con instituciones plenas, ya advirtió sobre las intenciones ocultas de Xi Jinping de explorar en áreas de extrema sensibilidad.

Hasta hace pocos meses, la entrada de China a los estados pobres era mediante créditos directos. Esos voluminosos préstamos fueron siempre negociados entre Pekín y el país ahogado financieramente.

Las tasas suelen ser altísimas, pero el dinero fresco permite salir de algún apuro de caja. También habrá algo que pocos leerán: la letra chica.

En caso de incumplimiento o default, esas cláusulas ocultas -lo sabe bien Venezuela- le facilitará a China adueñarse de sectores estratégicos. En tierra caribeña fueron pozos petroleros.

Venezuela no es la única que tiene mucho que ofrecer. En otras naciones pueden optar por puertos, gasíferas, centrales nucleares, hidroeléctricas, hidrovías, ferrocarriles, crudo, minería.

En países de América Latina, la “diplomacia de la mascarilla” ya comenzó. Presentan generosos envíos de insumos -defectuosos en muchos casos- para poder después desembarcar con otras intenciones.

Sin embargo, además de esos elementos para combatir al coronavirus, el régimen tiene a tiro otros planes mucho más tentadores.

En la región latina, China extiende sus brazos desde hace algo más de una década. Siempre con la misma táctica: préstamos blandos y dinero fresco.

Venezuela, Bolivia, Perú, Ecuador y Argentina, por ejemplo, fueron algunos de los países donde hicieron pie a fuerza de yuanes convertibles. Desde 2005 alrededor de 141 mil millones de dólares descendieron como maná.

La dictadura conducida por Nicolás Maduro, por ejemplo, es un gran socio y deudor. De acuerdo con la Base de Datos Financiera de China y América Latina, los créditos que desembarcaron en Caracas en los últimos diez años alcanzaron unos 62 mil millones de dólares.

En ese contexto, China quedaría en excelente posición para quedarse con el tendido de la red 5G en regiones que se muestran ansiosas con su ayuda. Entre otros sectores claves para el futuro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído