El exmilitar también está detrás de la represión china contra el Tíbet

Quién es Chen Quanguo, el sanguinario chino detrás de la violación de derechos humanos a una minoría musulmana

Washington puso en la lista negra al secretario del Partido Comunista de la región de Xinjiang

Quién es Chen Quanguo, el sanguinario chino detrás de la violación de derechos humanos a una minoría musulmana
Chen Quanguo PD

Chen Quanguo es el principal responsable del sistema represivo aplicado en la región de Xinjiang, en el noroeste chino.

El funcionario del régimen es objeto de sanciones estadounidenses por la sistemática violación a los derechos humanos contra la población minoritaria de los musulmanes uigures.

Este exmilitar es, desde agosto de 2016, el máximo responsable comunista en este territorio que durante mucho tiempo se vio sacudido por atentados atribuidos a separatistas o a islamistas.

Bajo esa excusa, el régimen de Beijing los sometió a todo tipo de persecución, como torturas, detenciones, desapariciones.

Xinjiang tiene unos 25 millones de habitantes, mayoritariamente musulmanes, en particular uigures, una etnia que habla un idioma de la familia del turco.

Desde la llegada de Chen Quanguo hay informaciones sobre la existencia de un archipiélago de campos de detención en la región.

Más de un millón de musulmanes, mayoritariamente uigures, estarían o habrían estado internados en estos campos, según organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos.

Pekín desmiente esta cifra y asegura que se trata de centros de formación profesional, destinados a ayudar a la población a encontrar un empleo para alejar la tentación del extremismo islamista.

Esta no es la primera misión de Chen Quanguo en una región con tensiones étnicas.

Entre 2011 y 2015 ya fue secretario del Partido Comunista Chino (PCC) en Tíbet, donde restableció rápidamente el orden tras manifestaciones masivas y una serie de inmolaciones de monjes budistas.

Las autoridades estadounidenses le incluyeron en una lista de personas sancionadas por las “graves violaciones de los derechos humanos” perpetrados contra los uigures.

Tanto Chen como su familia no podrán pisar suelo estadounidense, al igual que otros dos responsables políticos relacionados con Xinjiang.

China se felicita de la ausencia de atentados en la región desde la llegada de Chen Quanguo, que estableció una vigilancia omnipresente, como controles de identidad, cámaras de reconocimiento facial o retenes policiales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído