El país asiático popularizó la eficiente técnica de las ‘Tres C’

El milagro de Japón: cómo vencer al COVID-19 sin cuarentena ni testeos masivos

Los expertos en inmunología explicaron su metódico trabajo tras detectar la primera oleada de infecciones por coronavirus desde China

El milagro de Japón: cómo vencer al COVID-19 sin cuarentena ni testeos masivos
Japón con el coronavirus PD

Japón, un país con 126 millones de personas, demostró que hay una fórmula alternativa y eficiente para vencer al COVID-19.

A pesar de que lo más lógico, por su cercanía a China, hubiese sido establecer una cuarentena extrema e implementar testeos masivos para contener los contagios, Japón nunca estableció esas estrategias.

Tampoco se desplegaron aplicaciones de alta tecnología que rastrearan los movimientos de la gente ni siguieron la receta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de “testear, testear y testear”.

Japón ha realizado pruebas de diagnóstico a sólo el 0,2% de su población, uno de los índices más bajos entre los países desarrollados. En total se realizaron 6.210 test de PCR por cada millón de habitantes.

El país se centró en encontrar grupos de infecciones y atacar las causas subyacentes, que a menudo resultaron ser lugares de reunión superpoblados, como gimnasios y clubes nocturnos.

“Con este enfoque japonés único, pudimos controlar esta tendencia de infección en solo 1,5 meses. Creo que esto ha demostrado el poder del modelo japonés”, declaró el primer ministro Shinzo Abe en una conferencia de prensa al anunciar el levantamiento del estado de emergencia.

Según la OMS, la cantidad de casos nuevos diarios alcanzó su punto máximo en 743 el 12 de abril, pero ha variado entre 90 y 14 durante la semana pasada. En conferencia de prensa, Abe señaló que el número de pacientes hospitalizados con COVID-19 se redujo de 10.000 hace aproximadamente 1 mes a 2.000.

Los japoneses hablan orgullosos de cómo su país desafió los pronósticos más severos y contuvo el virus mientras ignoraba el manual usado por otros países exitosos. Sólo hay una cosa en la que se está de acuerdo: que no hubo ninguna bala de plata, ningún factor que marcara la diferencia.

Entre las sugerencias más extravagantes se incluye una afirmación de que los hablantes de japonés emiten menos gotas potencialmente cargadas de virus al hablar en comparación con otros idiomas o que no se utilizan las manos o cubiertos para comer, sino palitos descartables.

Hay dos factores importantes que no han recibido la debida atención y que fueron clave para el ‘milagro japonés’. Ellos son, la detección temprana de oleadas de transmisión y el enfoque basado en los focos infecciosas (clústers).

-Detección temprana y retraso del pico del brote: Japón detectó la primera oleada de infecciones por COVID-19 desde China en una etapa temprana, lo que condujo a una curva de transmisión más gradual que permitió a Japón retrasar el pico del brote y ganar tiempo para prepararse. Estados Unidos y Europa, por el contrario, sufrieron rápidos aumentos repentinos.

-Enfoque japonés basado en focos infecciosos (clústers): los expertos analizaron que la enfermedad COVID-19 se propaga formando clústers. La prevención de clusters, especialmente en la fase temprana de un brote, puede resultar en la supresión del virus. El enfoque basado en clúster utiliza un rastreo de contacto exhaustivo y retrospectivo para identificar fuentes comunes de infección, lo que ayuda a suprimir una mayor propagación. El rastreo retrospectivo puede identificar infecciones de manera más eficiente que un enfoque estrictamente prospectivo, permitiendo un control más efectivo.

Basado en el análisis de las características compartidas de los grupos, Japón desarrolló un concepto llamado las “Tres C” (por sus términos en inglés, refiriéndose a las “Tres concentraciones”) para denotar lugares y situaciones de alto riesgo. Closed spaces (espacios cerrados), crowded places (lugares con mucha gente) y close-contact settings (situaciones con contactos cercanos).

Por ello, se le pidió al público que evitara las Tres C y la conciencia del término se popularizó. Además, el concepto se ha ampliado a “Tres C Plus” que incluye comportamientos como hablar en voz alta y cantar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído