Su ausencia de buena voluntad deja a Estados Unidos un último recurso: la disuasión

China obligará a seguir el ‘tianxia’, modelo para que “todo lo que esté bajo el cielo sea leal a Pekín”

El régimen considera que el diálogo empeora las cosas porque sus líderes más duros perciben el deseo de los demás de hablar como un signo de debilidad.

China obligará a seguir el ‘tianxia’, modelo para que “todo lo que esté bajo el cielo sea leal a Pekín”
Xi Jinping PD

China da un nuevo paso para convertirse en un peligro internacional.

El régimen comunista está conduciendo al país de regreso al gobierno de un solo hombre y al totalitarismo. Todo de la mano de Xi Jinping,

Para mantener el poder y evitar cualquier opción democrática, el régimen asiático está propagando el audaz concepto de “tianxia”, que significa “todo bajo el cielo” debe lealtad a Pekín.

En un artículo publicado online esta semana por el Instituto Gatestone, Gordon G. Chang, autor de “The Coming Collapse of China,” y miembro principal distinguido del Instituto y de su Consejo Asesor, vierte estos conceptos y describe como en los últimos años el comportamiento chino se ha tornado peligroso, traduciéndose en sus formulaciones políticas.

Chang señala que, desafortunadamente, hay algunos momentos en la historia en los que el diálogo empeora las cosas porque los líderes de línea dura perciben el deseo de los demás de hablar como un signo de debilidad.

Por otra parte, rebate la teoría de que hoy China se encuentre amenazada por algún país que la lleve a actuar de esta manera agresiva.

“Ningún país amenaza hoy a China. China, de hecho, no ha enfrentado ninguna amenaza externa creíble a su unidad durante más de siete décadas” dijo Chang.

El Partido Comunista se concentra en la historia, y remite al llamado “Siglo de la Humillación”, utilizado por Xi Jinping en su discurso en conmemoración al Día Nacional en octubre pasado, porque contar la historia de esta manera se adapta a las necesidades del régimen chino inseguro de hoy.

El pasado turbulento de China, en resumen, es una excusa. Después de todo, señala Chang, “¿qué hay en la historia que justifique la agresión china actual contra India, Bután y Nepal, o sus designios contra Tayikistán, Filipinas y Malasia?”

“Además, ¿qué justificación hay para la declaración realizada por el Partido Comunista en mayo del año pasado de una ‘guerra popular’ contra Estados Unidos?

El autor señala que muchas veces el dialogo empeora la situación y asume que los líderes chinos pueden llegar a un compromiso, lo que en este momento es una propuesta dudosa. Cita como ejemplo cuando Pekín tomó el territorio de Tayikistán y comprometió por última vez a un reclamo territorial en 2011.

Sin embargo, ahora está tratando de reabrir el arreglo para tomar aún más territorio. Desde entonces, Pekín ha agregado nuevos reclamos al Mar de China Meridional y ha sentado las bases para otros reclamos adicionales, especialmente sobre la cadena insular Ryukyu de Japón.

La ausencia de buena voluntad china deja a Estados Unidos un último recurso: la disuasión.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído