El ex viceprimer ministro está siendo protegido por Pekín, que prohibió hablar del tema

Un antiguo alto cargo del régimen de China, acusado de forzar a una estrella del tenis a tener relaciones sexuales

La denuncia de Peng Shuai fue hecha a través de sus redes sociales que luego fue borrada de la plataforma

Un antiguo alto cargo del régimen de China, acusado de forzar a una estrella del tenis a tener relaciones sexuales
Peng Shuai y Zhang Gaoli PD

Un escándalo sacude a la política china.

La tenista Peng Shuai, una de las estrellas deportivas más importantes de su país, acusó públicamente a un ex viceprimer ministro de obligarla a tener relaciones sexuales, en una publicación en redes sociales que fue eliminada posteriormente.

Según una captura de pantalla de su cuenta verificada en Weibo, Peng declaró que Zhang Gaoli, quien se convirtió en miembro del Comité Permanente del Politburó, la forzó a tener relaciones sexuales y luego tuvieron una relación consensuada intermitente.

La publicación se eliminó una media hora después, aunque las búsquedas del nombre de Peng en el controlado Internet de China aumentaron y las capturas de pantalla se compartieron entre grupos privados de WeChat y a través de iMessage. En China, el Internet está fuertemente censurado y la vida privada de los principales líderes es un tema especialmente delicado.

Peng, quien sostuvo que no podía proporcionar pruebas para respaldar sus acusaciones, no respondió a una solicitud de comentarios enviada a su cuenta de Weibo. La agencia de marketing deportivo APG, que dice en su sitio web que la representa, no respondió a una solicitud de comentarios.

En el post publicado por la víctima -que parece una carta abierta dirigida a Zhang-, Peng alega una relación intermitente que duró al menos 10 años. La mujer dice que abrió su corazón a Zhang, que ahora tiene 75 años. “¿Por qué tuviste que volver a mí, me llevaste a tu casa para obligarme a tener sexo contigo? Sí, no tenía ninguna prueba, y era sencillamente imposible tenerla”, escribió. “No podría describir lo asqueada que estaba, y cuántas veces me pregunté si todavía soy humana. Me siento como un cadáver andante. Cada día actuaba, ¿qué persona es la verdadera yo?”.

“Esa tarde no estaba de acuerdo al principio y no paraba de llorar”, escribió Peng sobre el día de la violación. “Tenía pánico y miedo”, agregó la mujer. Después de cenar con Zhang y su esposa, y tras mucha persuasión por parte del ex jerarca del Partido Comunista Chino, ella cedió, según el post que fuera borrado posteriormente. Al igual que Zhang, su mujer Kang Jie sigue protegida por el régimen de Xi Jinping.

La Oficina de Información del Consejo de Estado de China no respondió de inmediato a solicitudes de comentarios. Consultado sobre el tema en una sesión informativa diaria, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo que no estaba al tanto del tema y que “esa no es una cuestión relacionada con asuntos exteriores”.

El acoso y la agresión sexual rara vez se discutieron en público en China, hasta que comenzó un movimiento #MeToo en 2018, cuando una estudiante universitaria de Pekín acusó públicamente a un docente de acoso sexual. Eso se extendió a organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y otras industrias.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído