Millones de consumidores van de rebajas en el gran día de las compras en EE.UU.

Millones de consumidores van de rebajas en el gran día de las compras en EE.UU.
. EFE/Archivo

Millones de estadounidenses salieron hoy masivamente de compras, para alegría de comerciantes que, con el reclamo de desayunos gratis, música en directo y toda clase de extravagancias de marketing, completan su oferta de rebajas con la esperanza de que este día sea, una vez más, el más rentable del año.

Las técnicas de marketing son cada vez más sofisticadas y este año se han visto muchos adelantos en la apertura de las tiendas (algunas abiertas desde anoche o 24 horas), al igual que mucha reserva anticipada de productos y agresivas ofertas en la red, lo que ha reducido las colas en la calle de madrugada.

«En vez de esperar al Día de Acción de Gracias para anunciarse, muchos comercios logran impacientar a los compradores con mucha más antelación filtrando información sobre sus ofertas, alimentando rumores en los medios o, incluso, generando expectación por Internet», explicó el presidente de la Federación Nacional de Minoristas de EE.UU., Matthew Shay.

Además, y al igual que los comercios, los cerca de 138 millones de consumidores que se espera que este año salgan a comprar desde hoy y hasta que acabe el fin de semana (un 3% más que en 2009) cada vez se preparan mejor para este frenético día, que se celebra siempre el último viernes de noviembre, el día siguiente al jueves de Acción de Gracias y al que se conoce por «Black Friday».

El «viernes negro» recibe este nombre porque se dice que es el día en que los comercios abandonan los números rojos en sus libros y empiezan a escribir sus cuentas con tinta negra -la correspondiente a las ganancias-, ya que empiezan las ventas navideñas.

Es tradicional que los comercios inicien este día las rebajas, aunque la feroz competencia entre ellos ha convertido esta jornada en la que, en ocasiones, es una surrealista carrera por atraer clientes con todo tipo de técnicas comerciales.

Los comerciantes son conscientes de que ningún otro día del año el 49% de los estadounidenses se declara dispuesto a realizar compras. Ese porcentaje, calculado por America’s Research Group, contrasta con el 37% del año anterior.

También saben que al menos el 10% de sus ventas navideñas se realizará hoy. Por eso, desde esta madrugada había comercios y grandes superficies que ofrecían desde desayunos calientes y gratuitos a los clientes que hubieran estado haciendo cola ante sus puertas, hasta actuaciones en directo en la calle para amenizar la espera.

Las mayores colas se han visto para adquirir productos tecnológicos, sobre todo lectores de libros electrónicos, portátiles y iPads, consolas y accesorios informáticos.

Conscientes de que esto ocurriría, desde hace semanas las cadenas de productos electrónicos más potentes ya tenían a los internautas enganchados a atractivas ofertas de productos que sólo se podían adquirir hoy, tanto en tiendas físicas como en la red, que un año más ha ganado importancia como herramienta publicitaria.

Según una encuesta de Shop.org, el 54,9% de los comercios del país ha mandado publicidad por correo electrónico para impulsar las ventas de este día, el 39,2% ha utilizado Facebook, el 31,4% ha anunciado ofertas en su propia web y el 21,6% ha acudido a Twitter.

Incluso, los negocios que poco tienen que ver en principio con las ventas navideñas -como la cadena de tiendas de reformas para el hogar Home Depot o la de papelerías Staples- se han apuntado al carro de las rebajas del «Black Friday» con la esperanza de sacar provecho del día más rentable del año para muchos otros compañeros de sector.

«Este último viernes de noviembre será increíble para todos los sectores comerciales, incluso para los que no suelen vender regalos navideños», apuntó esta semana el presidente de America’s Research Group, Britt Beemer, quien destacó que el porcentaje de estadounidenses que planeaba comprar hoy es el más alto de los últimos veinte años.

Sin embargo, el porcentaje de quienes pensaban gastar menos que el año anterior (54%) y el de quienes decían no estar dispuestos a hacer colas (46%) también son los más altos en dos décadas, el tiempo que esa entidad lleva haciendo este sondeo.

Además, sólo el 15,8% de los consumidores planeaba pagar con tarjeta de crédito, frente al 38,5% del año pasado.

«Los compradores están siendo más estrategas y menos impulsivos: Han hecho sus deberes en casa, han estudiado cuáles son las mejores ofertas y, aunque tienen algo más de presupuesto, se mantienen fieles a lo que esperan gastarse», explicó un analista de NPD Group.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído