El PSOE ve un «ambiente favorable» en EEUU entre republicanos y demócratas para la ratificación del tratado START II

Republicanos y demócrates podrían estar cerca de un acuerdo para la ratificación del nuevo tratado START de reducción de armas nucleares acordado con Rusia, dado el «ambiente favorable» a su aprobación que ha percibido el portavoz socialista de Defensa en el Congreso de los Diputados, Jesús Cuadrado, durante el Foro Trasatlántico de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN que se celebra estos días en Washington.

En declaraciones a Europa Press, Cuadrado ha asegurado que durante las reuniones que se están desarrollando en el marco de este Foro se percibe una posición favorable a dar luz verde a este acuerdo por parte de los miembros del Partido Republicano, que había puesto algunas pegas a su aprobación en el Senado, donde tienen mayoría.

Sin embargo, según el diputado socialista, una parlamentaria republicana ha llegado a asegurar que «cree que van a ratificar» el tratado en 2011, opinión que parecen compartir por primera vez con claridad parlamentarios democrátas y miembros del Departamento de Estado norteamericano.

«En política de defensa tendrán otros temas de discordia, pero lo que percibo en este asunto es que va a haber acuerdo», ha asegurado Cuadrado. Así, los republicanos siguen criticando al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por considerar que tiene una postura «blanda» respecto a Irán, pero con relación a Rusia el «éxito» de su gestión ha sido «reconocido» por todo el mundo, ya que las relaciones entre la Alianza Atlántica y el gigante euroasiático han evolucionado favorablemente de manera considerable en los últimos años, desde la crisis de Georgia de 2008.

ADVERTENCIAS DE LA OTAN Y RUSIA

Durante la cumbre de la OTAN celebrada el pasado mes de noviembre, Obama urgió a los senadores republicanos a que accedieran a ratificar cuanto antes el nuevo tratado START con Rusia, ya que es «una cuestión nacional para la seguridad de Estados Unidos y del resto del mundo». El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, y el presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, se sumaron en Lisboa a la advertencia y avisaron de que si no se ratifica habrá «consecuencias múltiples».

Durante su rueda de prensa al término de la 61 Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN, Obama reconoció que la situación en Washington es «difícil» después de las últimas elecciones en las que los republicanos se hicieron con el Senado, pero aclaró que «nunca» han dicho que no quieren firmar el tratado de desarme nuclear, sino que «no hay tiempo suficiente para discutirlo».

El presidente aseguró que intenta transmitir al Partido Republicano que es un tratado «importante» para la seguridad norteamericana y que «no hay razón» para no ratificarlo. Por ello, confía en poder lograr un acuerdo, ya que el senador republicano que dirige las negociaciones, John Kyl, está «muy motivado» por la defensa de la seguridad norteamericana.

El propio secretario general de la OTAN llegó a asegurar que sería «nefasto» que no pudiera entrar en vigor. Según dijo, «todos» los países que han participado en el Consejo OTAN-Rusia han coincidido en señalar que será «beneficioso» para la seguridad global que se ratifique cuanto antes.

«Sería una pena», contestó por su parte el presidente ruso al ser preguntado por las consecuencias de la no ratificación. Medvedev advirtió además de que el Parlamento ruso actuará conforme lo haga el Congreso americano y recordó que detrás de este tratado está el trabajo de «muchas personas» y el esfuerzo de alcanzar un nivel de relaciones entre Rusia y Estados Unidos a la altura de la intención de superar las tensiones del pasado.

El presidente ruso ha revelado que durante esta cumbre ha hablado 40 minutos con Obama sobre este asunto y ha dicho que le ha transmitido un mensaje claro: «Si no podemos avanzar en este asunto, el mundo no tendrá más seguridad».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído