Aznar condena la «brutal represión» y advierte contra el intento del fundamentalismo de aprovechar el «hartazgo»

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha celebrado como una «buena noticia» que las nuevas tecnologías faciliten «un poder desconocido hasta ahora» a las sociedades que viven oprimidas por regímenes autoritarios. «En el norte de Africa y en Oriente Medio, vemos el hartazgo de las poblaciones con las autocracias», ha sostenido Aznar, quien ha constatado que «algunas han caído» y que otros, sin citar ningún país, «se aferran al poder con la brutal represión».

Aznar ha avisado que sería «ingenuo» pensar que el fundamentalismo islámico no intentará aprovechar la situación de inestabilidad en estas zonas, si bien se ha mostrado confiado en que el apoyo de Occidente a la democracia terminará venciendo esas tentaciones.

«Lo que estamos viendo en el norte de Africa da la razón a quienes pensamos que la libertad es para todos y que no hay excepciones culturales al ansia universal de libertad», ha defendido el presidente de FAES durante la presentación del libro ‘Memoria de Washington. Embajador de España en la capital del Imperio’ (Editorial La Esfera de los Libros), escrito por el exembajador de España en EEUU Javier Rupérez.

Aznar ha mostrado su escepticismo en que EEUU y Europa aprovechen esta «clara oportunidad» para volver a «trabajar juntos» en una política conjunta que, en su opinión, debe exigir a los nuevos regímenes «el reconocimiento de las obligaciones internacionales, el respeto de los derechos de las personas y de las minorías, en especial de la torturada y perseguida minoría cristiana, y el fomento de la economía de mercado para acabar con la corrupción y dar expectativas a una población frustrada».

En su discurso, el expresidente ha recurrido a Mark Twain para dudar de «las noticias de la muerte del liderazgo de EEUU» y sostener que esta potencia «seguirá ocupando un claro liderazgo en el mundo». Por esta razón, Aznar ha defendido la importancia de una «Europa atlántica», teniendo en cuenta que uno de los principales elementos de estabilidad europea es el euro. «No hay futuro para España fuera del euro y no hay futuro para Europa sin el euro», ha dicho.

Dicho esto, Aznar ha asegurado que «si algo ha quedado claro» en esta crisis económica es que «no vale estar dentro del euro y pensar que otros deben pagar los costes de la incoherencia política, la vorágine del gasto público y el clientelismo de los últimos años».

En su repaso a las prioridades de la política exterior española, Aznar ha censurado el «apoyo absurdo a los populismos» de Iberoamérica, con la excepción del sector empresarial. En su opinión, es urgente «abandonar el excéntrico apoyo a los populismos que erosionan las libertades, perpetúan el retraso económico y, en ocasiones, atacan directamente los intereses de los españoles».

RETIRADA DE LAS TROPAS DE IRAK

Javier Rupérez, a quien Aznar ha situado entre los grandes servidores del Estado, ha asegurado que en su libro, entre otras cosas, se refuta la idea de que la política del Gobierno del PP estuvo marcada por el «seguidismo» hacia el expresidente George W. Bush.

El exembajador ha defendido que la etapa de Aznar en el Ejecutivo marcó las mejores relaciones entre España y EEUU gracias a la confianza generada por la suma de la previsibilidad y la credibilidad.

«Una confianza», ha sostenido, «destruida en cinco minutos no por la retirada de las tropas de Irak con el cambio de Gobierno, sino por la manera en la que se produjo» ya que, según Rupérez, las tropas españolas estaban en Irak «al abrigo de las decisiones tomadas por el Consejo de Seguridad de la ONU».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído