El republicano Herman Cain abandona la carrera por la Casa Blanca

El republicano Herman Cain abandona la carrera por la Casa Blanca
. EFE/Archivo

El aspirante a la candidatura republicana para las presidenciales en 2012, Herman Cain, abandonó hoy la carrera electoral, un fracaso marcado de nuevo en el panorama político estadounidense por un escándalo sexual.

En el que se suponía que iba a ser un día de celebración en el que el empresario afroamericano se disponía a inaugurar el cuartel general de su campaña en Atlanta (Georgia), Cain anunció ante cientos de seguidores la suspensión de su campaña, tras una semana marcada por las especulaciones.

Acompañado por su esposa, Gloria, señaló que las «falsas acusaciones no probadas» sobre sus escarceos amorosos con una mujer durante 13 años y varias acusaciones de acoso sexual cuando era presidente de la Asociación Nacional de Restauración han hecho un «tremendo daño» a su familia y «han desviado» su capacidad de presentar soluciones, por lo que decidió abandonar la campaña.

«No porque no seamos luchadores, no porque no sea un luchador, sino porque cuando he evaluado el impacto en mi familia, primero, el impacto en vosotros, mis seguidores, así como el impacto en la habilidad para conseguir los fondos necesarios (…) hemos llegado a esa conclusión», señaló.

Cain señaló que convertirse en presidente de Estados Unidos era su «plan A» pero aseguró que tras la retirada no se da por vencido – «no voy a ser silenciado»- y lanzará una nueva web política (TheCainSolutions.com) desde la que continuará lanzando sus propuestas.

Cain, que se presentó como persona completamente ajena al mundo político y que había tenido buena acogida entre las bases de su partido llegando a liderar las encuestas, no es el primer aspirante en una campaña presidencial que se queda en la cuneta por causas similares.

En 1988, el senador demócrata Gary Hart, que se aspiraba por segunda vez a la candidatura presidencial, esta vez con bastantes posibilidades según las encuestas, tuvo que abandonar la carrera tras conocerse que había pasado un fin de semana en Washington con la modelo Donna Rice y que había hecho un viaje en yate con ella.

El expolítico y ahora empresario, nunca admitió tener relaciones extraconyugales con Rice, dijo que se trataban de rumores y retó a la prensa a aportar pruebas claras, hasta que The National Enquirer publicó en portada unas fotografías del exsenador con su amante sentada en su regazo, en el yate.

Un escándalo sexual dio al traste en 2008 con la prometedora carrera del gobernador de Nueva York, el demócrata Eliot Spitzer,presuntamente vinculado a una red de prostitución como las que combatía cuando era fiscal general del estado.

Los líos de faldas también le costaron el puesto al ex alcalde de Washington Marion Barry, acusado además de tráfico y posesión de cocaína, y afectaron al expresidente Bill Clinton (1993-2001) en el sonadísimo affair con la becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky.

La página «Politico» reveló en octubre que tuvo acceso a documentación de las acusaciones de dos mujeres que se quejaron de comportamiento «sexualmente sugestivo» de Cain cuando era presidente de la Asociación Nacional de Restauración, que firmaron un acuerdo para dejar la asociación a cambio de una compensación económica.

Otras dos mujeres, Sharon Bialek y Karen Kraushaar, denunciaron públicamente a Cain en noviembre también por acoso y el pasado lunes la empresaria Ginger White, aseguró que mantuvieron una relación extramatrimonial durante trece años.

Antes de hacer el anuncio declaró que estaba «en paz con mi Dios. Estoy en paz con mi esposa y ella está en paz conmigo». No obstante, a pesar de que ha mantenido su inocencia en todo momento abandonar la carrera de esta forma «es como decir estoy admitiéndolo sin decir una palabra», consideró el experto en comunicación política conservador Lenny Mcallister, en declaraciones a CNN.

Todavía quedan otros siete candidatos en la carrera por el puesto de candidato republicano, por el que concurren el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney; el legislador de Texas Ron Paul; el gobernador de Texas Rick Perry; la legisladora Michele Bachmann; el ex senador de Pensilvania, Rick Santorum, y el exgobernador de Utah, Jon Huntsman.

Perry deseó «lo mejor» a Cain en un comunicado en el que se mostró solidario con esta «difícil decisión para Herman Cain, su familia y sus seguidores» que espera que ayude a dar un nuevo impulso a los votantes conservadores para pedir una reforma fiscal.

Cain indicó que anunciará pronto a cual de todos da su apoyo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído