El avión operado por la compañía aérea surcoreana Asiana Airlines procedía de Seúl

[Video] Dos muertos y 181 heridos al estrellarse un Boeing 777 al aterrizar en San Francisco

Volaba bajo y chocó con el rompeolas del aeropuerto, según algunas investigaciones

Hasta 190 pasajeros han salido del interior del avión por sus propios medios, poco después de estrellarse, muchos de ellos deslizándose por las rampas de emergencia

Tras el accidente del avión de la aerolínea Asiana Airlines, estrellado este 6 de julio de 2013 cuando intentaba aterrizar en el aeropuerto Internacional de San Francisco, las autoridades y la compañía han ofrecido más datos en relación a las víctimas y las posibles causas del siniestro, en el que dos personas han muerto y decenas han resultado heridas.

Las autoridades han confirmado que las dos pesonas fallecidas son dos jóvenes chicas de nacionalidad china que iban sentadas en los asientos de cola del avión.

Las autoridades chinas, citadas por la agencia oficial Xinhua, han informado que 70 de los 141 chinos que viajaban en el avión son estudiantes y profesores de las provincias orientales de Shanxi y Zhejiang que viajaban al país norteamericano para participar en un campamento de verano.

Según datos proporcionados por fuentes oficiales en la rueda de prensa que tuvo lugar en el aeropuerto de San Francisco, tras el accidente, 181 personas han sido trasladadas a hospitales de los alrededores de la bahía de la ciudad, y 49 padecen heridas graves.

Cinco continúan ingresadas en condiciones críticas en el Hospital General de San Francisco. Ocho son adultos, entre los 20 y 40 años, y otros dos son niños. 190 pasajeros han salido por su propio pie de la nave siniestrada.

En total, 291 pasajeros y 16 tripulantes viajaban en el avión 214, que había despegado de Seúl, capital de Corea del Sur.

En el avión viajaban 61 americanos, 77 surcoreanos, 141 chinos y un japonés. Es el primer accidente de esta aerolínea que se produce en suelo norteamericano. El fuego y el humo procedentes de la aeronave estrellada se vislumbraban en varios kilómetros a la redonda del aeropuerto de San Francisco, situado a 18 kilómetros a las afueras de la ciudad.

Los primeros datos que se tienen del accidente indican que la cola del avión se ha desprendido del aparato en la maniobra del aterrizaje arrojando columnas de humo negro al aire, visibles desde la lejanía.

Testigos que se encontraban cerca del lugar de los hechos escucharon un enorme estruendo y observaron una nube de humo ascendiendo al cielo.

Dave Johnson, agente del FBI, descartó en la rueda de prensa que «el accidente se deba a un acto de terrorismo».

Mientras tanto, la compañía aseguró que hubo «problemas técnicos».

«Por ahora, estimamos que no hubo problemas por parte ni del avión ni de sus motores», declaró el presidente de la aerolínea Yoon Young Doo.

El presidente se negó a comentar la posibilidad de un fallo humano pero indicó que los tres capitanes que viajaban a bordo del avión tenían más de 10.000 de experiencia de vuelo entre todos, pero algunas primeras investigaciones, citadas por la cadena BBC, indican que el aparato volaba muy bajo y chocó con el rompeolas del aeropuerto.

El alcalde de San Francisco ha agradecido a los ciudadanos las muchas muestras de colaboración. Hasta el Hospital de San Francisco y el aeropuerto se han presentado muchos voluntarios ofreciendo su ayuda. El edil ha dicho:

«Hemos tenido mucha suerte de que haya tantos supervivientes».

El aeropuerto, que en las primeras horas del accidente permanecía cerrado, ha sido parcialmente abierto. Varios vuelos que iban a aterrizar en San Francisco han sido desviados a los aeropuertos de Los Ángeles, San José, Oakland y Sacramento.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído