Una conversación de 15 minutos entre el presidente de Obama y Hasan Rohaní

El presidente de EEUU habla por teléfono con el de Irán tras tres décadas de enemistad

Ha sido el primer contacto directo entre los dos países tras 35 años de enfrentamiento

El presidente de EEUU habla por teléfono con el de Irán tras tres décadas de enemistad
Barack Obama y Hasan Rohani. EP

El mandatario estadounidense ha explicado que en la conversación discutieron "los esfuerzos para alcanzar un acuerdo sobre el programa nuclear de Irán"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo iraní, Hasán Rohani, mantuvieron este viernes 27 de septiembre de 2013 una conversación telefónica, la primera que se produce a este nivel desde que ambos países rompieron relaciones diplomáticas tras la revolución islámica de 1979.

Un hito histórico que puede ser el primer paso para la reconciliación de dos países que han sido enemigos acérrimos durante más de tres décadas.

La conversación, según relató el presidente norteamericano en una comparecencia imprevista, demostró que es posible encontrar una solución pacífica a las diferencias sobre el programa nuclear iraní y crear “una nueva relación” a medio plazo entre dos de las naciones con más influencia en las principales crisis internacionales.

El mandatario norteamericano ha confirmado el contacto en una comparecencia en la Casa Blanca en la que se ha mostrado optimista de cara a las conversaciones con Irán sobre su industria nuclear.

Ha destacado que ve posible que de esta «oportunidad única» salgan medidas «significativas» y «verificables» que incluso permitan rebajar las sanciones actualmente en vigor.

La agencia oficial de noticias iraní IRNA ha explicado que la conversación se produjo cuando Rohani se dirigía al aeropuerto y, en ella, ambos mandatarios hablaron sobre «diferentes cuestiones».

La conversación entre Obama y Rohani fue descrita como cordial. Se desarrolló con traductores, aunque ambos tuvieron la cortesía de despedirse en el idioma del otro. “Obama ha dicho que Rohani tiene un inglés mejor que su farsi”, bromeó uno de sus asesores.

De entrada, el estadounidense felicitó al iraní por su reciente toma de posesión. Pero no se olvidó de pedirle la liberación de tres estadounidenses encarcelados en Irán.

La desconfianza de más de tres décadas se mitigó en parte por los buenos propósitos que ha expresado reiteradamente el nuevo presidente iraní, considerado como un moderado. Ha aceptado la mano que le ha tendido Obama quién en el 2009 hizo el mismo ofrecimiento a Mahmud Ahmanideyad, el anterior presidente de la república islámica y que siempre esquivó a las potencias occidentales.

Entre todas ellas, destaca «la necesidad de que haya voluntad política para resolver el distanciamiento de Occidente por el programa nuclear de Irán».

Rohani y Obama también han abogado por aumentar la «cooperación mutua» para afrontar otro tipo de asuntos «regionales», según IRNA, que no ha dado más detalles a este respecto.

La conversación entre ambos presidentes llega precedida de un intercambio de cartas entre ambos y de la reunión que mantuvieron el jueves el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif.

Inicialmente, llegó a barajarse la posibilidad de que Rohani y Obama se vieran aprovechando el viaje del mandatario iraní a Estados Unidos para asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas.

Irán reanudará las conversaciones sobre su industria nuclear con el denominado Grupo 5+1 –Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania– los próximos 15 y 16 de octubre en Ginebra.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído