Obama pide contención a la policía y calma a los manifestantes

El jurado deja libre sin cargos al policía blanco que mató a tiros al joven negro en Ferguson

Los 12 ciudadanos que valoran el caso creen que no hay pruebas para procesar al agente por la muerte del joven negro

El presidente apela a afrontar los desafíos que aún dividen a la nación, como la desconfianza entre negros y fuerzas del orden

Ya hay fallo judicial. Darren Wilson, el policía blanco que mató al joven afroamericano Michael Brown este agosto en Ferguson (EEUU), seguirá libre y sin cargos después de que un gran jurado concluyera que no hay pruebas suficientes para imputarlo, ha anunciado el fiscal del condado de San Luis, Robert McCulloch.

El área de Ferguson, en San Luis (Misuri), está bajo máxima alerta, con el FBI y la Guardia Nacional preparados para intervenir si las protestas convocadas para esta noche derivan en fuertes disturbios como los que vivió esta pequeña localidad tras la muerte de Brown el 9 de agosto.

En el sistema judicial de Estados Unidos el gran jurado decide si hay pruebas suficientes para presentar cargos contra una persona, por lo que tras su decisión el caso de Wilson queda cerrado por esta vía.

Tras escuchar la versión de 60 testigos, el gran jurado ha decidido que no existe «causa probable» para imputar al agente, que el 9 de agosto disparó en repetidas ocasiones al joven de 18 años, desarmado, en circunstancias por esclarecer.

No obstante, continúa la investigación del Departamento de Justicia sobre si hubo una violación de los derechos civiles en un caso en el convergen dos debates clave: la discriminación racial y la violencia policial. 

DISTURBIOS CRECIENTES

La calle arde de nuevo. La decisión de un gran jurado de Estados Unidos de no imputar al policía que mató al joven negro Michael Brown ha desatado inmediatamente violentos disturbios en Ferguson, mientras las grandes ciudades del país se solidarizan con protestas pacíficas.

Coches incendiados, destrozos en ventanas y vehículos, saqueos y sonidos de disparos han tomado tras anunciarse el fallo la avenida West Florissant de Ferguson y sus alrededores, epicentro de la ola de disturbios raciales que desató el 9 de agosto la muerte de Brown, desarmado y con 18 años, a manos del agente blanco Darren Wilson.

Los manifestantes han denunciado el uso de gases lacrimógenos por parte de los agentes pero la Policía del condado de San Luis aseguró en su cuenta de Twitter que sólo usa «humo» para dispersar las protestas.

«PROFUNDA DECEPCIÓN»

La familia del joven expresó «su profunda decepción» tras conocer el fallo pero pidió a los manifestantes que eviten los altercados: «responder a la violencia con violencia no es la respuesta», señalan en su nota.

Las protestas han comenzado en la avenida West Florissant de Ferguson, epicentro de las marchas de agosto que se saldaron con enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, saqueos, decenas de detenidos y múltiples destrozos.

El gran jurado que ha fallado sobre este caso se formó en mayo, meses antes del suceso, y lo conforman nueve blancos y tres afroamericanos, cinco mujeres y siete hombres.

OBAMA HABLA A LA NACIÓN

Barack Obama no se despidió abruptamente nada más acabar anoche su mensaje y no abandonó el podio de la sala de prensa de la Casa Blanca -como suele hacer cuando solo sale para hacer un anuncio-.

El presidente se quedó un poco más porque quería hablar, porque tiene mucho que decir de relaciones raciales aunque no siempre pueda.

 Pasaba poco más de una hora desde el anuncio del gran jurado, cuando Obama compareció ante la prensa para reiterar las palabras dichas por los padres de Brown y pedir que las protestas fueran pacíficas.

Mientras tanto, la Guardia Nacional estaba movilizada. Las multitudes congregadas, frustradas y enfurecidas.

«Sabemos que habrá quien esté de acuerdo con la decisión y quien no, incluso habrá quien esté enfadado, pero somos un país que se rige por la ley»l.

«Dañar a otros o destruir propiedades no es la respuesta».

Ningún presidente de EEUU como otro antes se ha podido poner en la piel de un joven negro de 18 años que cae abatido por uno, dos o más disparos de un policía.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído