El tirador abatido, identificado como Micah Xavier Johnson

El facineroso que mató a cinco policías en Dallas dijo que quería “asesinar blancos”

La masacre se produjo durante una manifestación por la muerte de dos ciudadanos negros en 48 horas

Seis policías están heridos y hay tres sospechos detenidos

Cinco policías han fallecido y otros siete han resultado heridos entre la noche y la madrugada que va del 7 de julio al 8 de julio de 2016, por los disparos de al menos un francotirador durante una manifestación contra la violencia policial en Dallas (Texas). (Un policía mata a un hombre negro en Minnesota y su novia lo emite en Facebook Live).

La emboscada, con detalles de inquietante sofisticación, se produjo al final de una protesta de apenas unas 800 personas por el centro de la ciudad, convocada por grupos relacionados con el movimiento Black Lives Matter. (Así mata un policía a quemarropa al follonero de color en la tienda).

Era la respuesta a la muerte de dos hombres negros a manos de la policía en el transcurso de 48 horas. Dos civiles también han sido heridos por las balas.

La manifestación transcurría con relativa calma hasta que comenzó el tiroteo y cundió el pánico.

El tirador, identificado este viernes como Micah X. Johnson, de 25 años, se atrincheró en un centro de formación profesional llamado El Centro College, donde murió varias horas después tras la explosión de un artefacto enviado por un robot de las fuerzas de seguridad.

El jefe de la Policía local, David Brown, confirmó el fallecimiento y explicó que las autoridades intentaron negociar con él. Johnson, dijo Brown, reconoció que estaba «enfadado con los blancos» y quería liquidar a «policías blancos».

Johnson sirvió en el Ejército entre marzo de 2009 y abril de 2015, aunque sus tareas en las fuerzas armadas estaban centradas en trabajos de carpintería y albañilería. Entre noviembre de 2013 y julio de 2014 estuvo en Afganistán, en una brigada de ingeniería.

Hasta anoche, Johnson no estaba en los radares de las fuerzas de seguridad. No tenía ni antecedentes criminales ni lazo alguno con el terrorismo, según el diario local Dallas Morning News.

En uno de los terribles vídeos difundidos por las redes sociales durante la larga noche se ve a un hombre disparando a bocajarro a un agente de policía con un rifle de asalto.

No está claro si se trata de Johnson, puesto que por el momento no se sabe siquiera si él es el único agresor, como afirmó antes de morir, o si hubo más atacantes.

La policía habló durante toda la noche del jueves y la mañana del viernes de francotiradores, en plural. Hay tres detenidos más, pero no se ha confirmado que alguno estuviera directamente implicado.

Poco se sabe de la vida de Johnson por ahora, pero sí hay detalles de su muerte. Acabó acorralado en un aparcamiento en el centro de Dallas, cerca de donde había cometido sus múltiples crímenes. Durante horas, la policía intentó negociar con él.

No fue posible, según Brown. Johnson incluso aseguró que había diseminado explosivos. Ante la posibilidad de perder más agentes en un intento de reducir al francotirador, se tomó una decisión drástica: la policía envió a un robot con una bomba que hizo detonar cerca de donde estaba Johnson, que murió en horas de la madrugada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído