«Deja un legado de pelotones de fusilamiento, robo y pobreza»

Donald Trump: «Fidel Castro fue un dictador que oprimió a su propio pueblo»

¡El hambre repartida toca a más!, el legado comunista de Fidel Castro

El presidente electo de EE.UU ha recordado que el exlíder cubano deja «un legado de fusilamientos, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y negación de derechos humanos fundamentales»

 Donald Trump ha declarado este 26 de noviembre de 2016 que Fidel Castro fue «un dictador brutal que oprimió a su pueblo» y ha recordado que deja «un legado de fusilamientos, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y negación de derechos humanos fundamentales» (Para el Papa, la muerte de Fidel Castro es «una triste noticia»).

En el comunicado, el presidente electo de Estados Unidos recuerda además a los veteranos de Bahía de Cochinos y espera «ver pronto algún día una Cuba libre» (Hugo Chávez manda desde el infierno un mensaje a Fidel Castro: «¡Aquí estoy, esperandote!»).

«Si bien Cuba sigue siendo una isla totalitaria, espero que el día de hoy sea un paso para alejarse de los horrores que se han soportado durante demasiado tiempo, y hacia un futuro en el que el maravilloso pueblo cubano viva por fin con la libertad que tanto se merecen» (Fidel Castro, la impotencia y las mujeres: 10 hijos, dos esposas e incontables amantes).

«Aunque no podemos borrar las tragedias, la muertes y el dolor causados por Fidel Castro, nuestra administración hará todo lo posible para garantizar que el pueblo cubano pueda, finalmente, comenzar un viaje hacia la prosperidad y la libertad» ().

«Me uno a los muchos cubano-estadounidenses que me han apoyado tanto durante la campaña, incluyendo a los veteranos de la brigada 2506», ha añadido, en referencia de los destacados en la fallida invasión de Bahía de Cochinos, en 1961 (La Operación Mangosta y las 638 formas en que la CIA trató de asesinar a Fidel Castro).

Hasta ahora, el magnate norteamericano se había limitado a publicar un «tweet» en el que se solo decía: ¡Fidel Castro ha muerto! Fue su primera reacción a la muerte del líder cubano Fidel Castro.

Trump se encuentra estos días descansando con motivo de las vacaciones de Acción de Gracias en su hotel Mar-a-Lago, en la localidad de Palm Beach (Florida). Durante la campaña electoral, prometió «dar marcha atrás a las concesiones» hacia Cuba, pero los expertos ven improbable que frene en seco el deshielo iniciado por el actual presidente estadounidense, Barack Obama (Éxtasis en la Pequeña Habana de Miami por la muerte de Fidel Castro).

En las primarias, Trump fue el único aspirante republicano que apoyó la apertura a Cuba, pero en su búsqueda de votos en Florida en las elecciones generales prometió que «revocaría» las medidas ejecutivas de Obama «a no ser que el régimen de los Castro» restaure «las libertades en la isla».

Pero algunos analistas consideran que el magnate de los hoteles y los casinos tendrá que atemperar esa postura, debido a las presiones que recibirá de parte de los empresarios estadounidenses que llevan décadas anhelando hacer negocios con Cuba.

Entre ellos está el pensador político Noam Chomsky, que en una reciente entrevista aseguró que las presiones de las empresas estadounidenses que quieren hacer negocios con la isla en terrenos como la biotecnología, el farmacéutico, la agroindustria o el turismo podrían condicionar las promesas electorales de Trump.

La muerte de Fidel Castro ha vuelto a poner en primer plano, además, la incógnita sobre el embargo económico a Cuba que durante más de cinco décadas ha mantenido Estados Unidos y cuyo futuro ahora dependerá del futuro Gobierno de Trump.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído