Mundo
Donald Trump. DT

El Tribunal Supremo ha dictaminado que la tercera versión del veto migratorio decretado por orden presidencial por Donald Trump es de aplicación integral, con lo que se impedirá la entrada en Estados Unidos a los ciudadanos de seis países de mayoría musulmana.

El dictamen del Supremo supone una victoria judicial para Trump, pero las jueces Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor han votado en contra de su aplicación, por lo que se intuye que el tribunal está dividido.

La decisión supone que la Administración podrá prohibir o restringir la entrada de ciudadanos de estos seis países de mayoría musulmana incluso aunque tengan vínculos con personas con residencia legal en el país o con instituciones estadounidenses.

Las asociaciones de derechos civiles sostienen que el veto impone un filtro desproporcionado, basado en el prejuicio islamófobo de Trump y que a la postre afecta a más de 100 millones de personas. Hasta la fecha, el Supremo, de mayoría conservadora, se ha mostrado más proclive a los argumentos de Casa Blanca que a los de sus adversarios.