En ese terreno, recibe más aprobación que rechazo entre los estadounidenses

La economía se convierte en la gran baza del presidente Donald Trump

Las grandes cifras muestran la fortaleza económica y sus promesas de menor regulación y menos impuestos han entusiasmado al mercado

La economía se convierte en la gran baza del presidente Donald Trump
Así no, señor Trump

Desde que ganó las elecciones, la Bolsa de Nueva York ha subido más de un 10% y ha convertido los récords en costumbre

Desde que ganó las elecciones, la Bolsa de Nueva York ha subido más de un 10% y ha convertido los récords en costumbre (Donald Trump: El acontecimiento planetario).

Donald Trump ha saltado de incendio en incendio durante sus cinco primeras semanas de presidencia: de tramas de espionaje a una batalla judicial por su política migratoria o trifulcas cada vez más subidas de tono con la prensa. Pero si algo sonríe al republicano es la economía (Los 10 consejos de Michael Moore para deshacerse de Donald Trump).

Es el único capítulo en el que Trump, con los índices de popularidad por los suelos, recibe más aprobación que rechazo entre los estadounidenses. Las grandes cifras muestran la fortaleza económica, herencia de Obama, y sus promesas de menor regulación y menos impuestos han entusiasmado al mercado. En medio del ruido, la nave avanza.

«Es la economía, estúpido» es una frase citada hasta la náusea que popularizó un asesor de Bill Clinton y que venía a decir que, al final, lo que importaba en la política americana era la marcha de la economía, y que, pese a cualquier logro en otros terrenos, como la política exterior, el votante necesitaba ver que la caja registradora de su tienda o la hucha que guardaba en la cocina iban bien.

Para Donald Trump puede significar la gran baza de su mandato. Para sus adversarios demócratas puede resultar un verdadero quebradero de cabeza.

Como explica Amanda Mars en ‘El País’ este 27 de febrero de 2017, la prometida reforma fiscal y los primeros decretos para reducir la carga regulatoria de los negocios (sobre todo de la banca) se han combinado con la buena marcha de eso que se llama la economía real.

Algunos síntomas de ello son los permisos para construir nuevas viviendas, que han subido un 4,6%, o las peticiones de subsidios de paro, que están en mínimos de 40 años. El tiempo también se ha conjurado con Trump, regalando un cálido invierno y animando un consumo que por estas fechas suele retraerse a golpe de nevadas.

Así que mientras la crispación política y social ocupan los principales titulares de la prensa, la economía más potente del planeta ha ganado eso que a los estadounidenses les gusta llamar momentum. Tal vez ninguno de estos números específicos esté en la cabeza de ese votante de Pensilvania que le dio la victoria en noviembre, pero explican su ánimo.

Gallup, la firma de análisis y encuestas dedicada a medir la temperatura de la sociedad estadounidense, preguntó la opinión sobre el papel de Trump en cuatro aspectos que han marcado sus primeras semanas (economía, comercio exterior, inmigración y relaciones exteriores), y el único terreno en el que el republicano ha logrado un mayor índice de aprobación (48%) que de rechazo (47%) es la economía.

Y Pew, otro instituto de referencia, también ha detectado un salto de optimismo: el porcentaje de adultos que considera las condiciones económicas buenas o excelentes se sitúa en el 42%, 11 puntos más que el pasado diciembre.

Los analistas John Sides y Lynn Vavreck explican en un libro, The Gamble, que desde el New Deal los presidentes que se presentan a las elecciones cuando la economía crece ganan y los que lo hacen cuando cae, pierden.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído