El presidente estadounidense prueba una cucharada de su propia medicina

Le ganan a Donald Trump a su propio ‘juego’: el del apretón de manos

Le ganan a Donald Trump a su propio 'juego': el del apretón de manos
Apretón de manos, saludo. PD

Donald Trump ha encontrado por fin un digno competidor en lo que se refiere a uno de sus característicos rituales protocolarios: estrechar la mano de forma ‘brutal’.

Se trata del presidente de Tayikistán, Emomali Rahmon, que topó con su homólogo de EEUU en la Cumbre Islámica Árabe-Estadounidense en Arabia Saudita y decidió, sin encomendarse a nadie, ejecutar allí su proeza.

Aprovechando un breve momento frente a las cámaras, ambos mandatarios se dieron lo que parecía ser un común apretón de manos.

Para sorpresa y espanto del presidente de EEUU, que siempre ha gando estas batllas de gestos, Rahmon comenzó a agitar con fuerza el brazo de Trump, haciendo que se moviera como si fuese de goma.

El desprevenido mandatario estadounidense notó la magnitud del agarre de Rahmon y sonrió como un tonto ante los fotógrafos, pero cuando quiso soltarse, el tayiko prolongó e intensificó su gesto.

Menudo palo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído