Mundo

Se ha montado un taco de verdad y sin que la chica tuviera la mínima intención.

Alexandria Montgomery no terminaba de entender lo que sucedía cuando su pedido parecía no ser comprendido por la empleada que la atendía en la cadena de comida Taco Bell en la ciudad de Hialeah, Florida.

Aparentemente, la empleada del lugar no la atendía sencillamente porque… no sabía inglés. Así lo informó el sitio 14ymedio el viernes, aunque el episodio tuvo lugar a mitad de la semana.

"¿Tienen una encargada aquí?", preguntó Montgomery. "Está en su casa durmiendo", le respondió la empleada que, en tono displicente se negaba a recibir su orden porque, según ella, no sabía hablar inglés.

Frente a los insistentes pedidos de la mujer, la empleada atinó apenas una respuesta: nadie, en esa sucursal de Taco Bell nadie hablaba el idioma, sino que únicamente se hablaba español.

"¿Te puedes mover por favor?. Tengo una orden atrás. No hay nadie que hable inglés", le gritó la empleada, que también era la jefe de turno, a la cliente antes de amenazarla con llamar a la policía. "Esto es Hialeah, lo siento", añadió la empleada.

De acuerdo con el mismo sitio web, la mujer se contactó con el responsable del local para explicarle lo sucedido, pero sólo obtuvo una breve disculpa y un agradecimiento, antes de cortar. Montgomery está considerando demandar a la compañía.

La empleada habría sido despedida, y Montgomery asegura haber sido víctima de una forma de "racismo".