Mundo
El asesino antisemita Robert Bowers. EP

El psicópta que perpetro el mortal tiroteo en una sinagoga en Pittsburgh este sábado 27 de octubre de 2018, identificado por las autoridades como el residente local Robert Bowers, enfrenta cargos federales por crimen antisemita y será condenadoa la pena de muerte.

El miserable está en "condición estable" en el Allegheny General Hospital, donde está siendo tratado por múltiples heridas de bala, según dijo el director de seguridad pública de Pittsburgh.

 Bowers, de 46 años, no tiene antecedentes penales, y un funcionario del FBI dijo que no era conocido por la policía.

Bob Jones, agente especial a cargo de la oficina del FBI en Pittsburgh, dijo que se estima que actuó solo, pero no identificó sus motivos para llevar a cabo este ataque.

Bowers tenía licencia para portar un arma de fuego y había realizado al menos seis compras desde 1996, informó CNN, citando a un oficial.

Las autoridades dijeron que Bowers estaba armado con un rifle de asalto y al menos tres pistolas cuando irrumpió en la sinagoga Árbol de Vida.

El Departamento de Justicia anunció que presentará cargos por delitos de odio y otros cargos criminales en contra de Bowers, quien podría enfrentar la pena de muerte.

Bowers es el autor de una serie de publicaciones antisemitas en redes sociales, especialmente en el sitio web de la red social Gab.com, donde las teorías de conspiración -como un informe desacreditado que vinculaba a Hillary Clinton con pedófilos- son comunes.

Una cita en la parte superior de la página de Bowers decía que "los judíos son hijos de satanás", según las capturas de pantalla de la cuenta (ahora suspendida) revelada por SITE Intelligence Group, que monitorea los movimientos extremistas.

Bowers publicó en Gab unas horas antes del tiroteo:

"A HIAS le gusta atraer invasores para que maten a nuestra gente. No puedo sentarme y ver cómo matan a mi gente. Voy a entrar".

HIAS es el acrónimo en inglés de la Sociedad de Ayuda al Inmigrante Hebreo, un organismo con oficinas en Nueva York y Maryland.

En otra misiva publicada 17 días antes del ataque, Bowers acusó a HIAS de traer "invasores hostiles para que vivieran entre nosotros".

En otra publicación denunciada por el diario The New York Times, Bowers dijo que no le importaba el presidente Donald Trump, porque "es un globalista, no un nacionalista".

Gab, un sitio popular con nacionalistas blancos y miembros de la ultraderecha, publicó un comunicado diciendo que tenía "tolerancia cero" para la violencia y el terrorismo y estaba "entristecida y disgustada por las noticias" de Pittsburgh.

Los fiscales federales han acusado a Robert Bowers de 29 cargos, incluido el uso de un arma de fuego para cometer un asesinato y crímenes de odio. El acusado podría enfrentarse a la pena de muerte.

El presidente estadounidense, Donald Trump, se pronunció al respecto del trágico incidente.

"Parece que hay varios muertos. Cuidado con el tirador activo. ¡Dios bendiga a todos!".

Asimismo, el presidente de EE.UU. ordenó poner a media asta las banderas del país en la Casa Blanca, terrenos públicos, puestos militares, estaciones navales y barcos hasta el 31 de octubre como señal de "respeto solemne" por las víctimas del tiroteo.

Por su parte, la analista internacional Alejandra Loucau opina que los "principales responsables" del "aumento de los crímenes de odio" en EE.UU. son los políticos, líderes y los medios de comunicación que reproducen esa "ideología".