El impactante testimonio de Nicole Sirotek, enfermera del hospital Elmhurst de Queens

Una enfermera muestra otra tragedia del coronavirus en EEUU: «Las vidas de los negros no importan aquí, los están asesinando»

“Vi a un anestesista colocar un tubo ET y romper su esófago y el tipo se asfixió hasta morir con su propia sangre"

La desesperación fue más fuerte que Nicole Sirotek, una enfermera que trabajó en el hospital Elmhurst, Queens, una de las zonas más afectadas de por el COVID-19 en Nueva York, epicentro de la enfermedad en Estados Unidos.

“Ya no sé qué hacer”, dice la sanitaria en un desesperado relato que se hizo viral el pasado miércoles, precisamente el Día Nacional de la Enfermera en Estados Unidos. En este explica la situación dela cual ha sido testigo día a día: «Sé que no todo el mundo va a sobrevivir, no soy tan inocente. Sé que vamos a tener muchas víctimas. Pero esta gente no está muriendo por coronavirus (…) Te estoy diciendo literalmente que están asesinando a estas personas. Y nadie me escucha”, aseguró.

El vídeo de 24 minutos Sirotek, aporta detalles como los tratamientos que acabaron dejando a algunos pacientes sin vida, como intubaciones incorrectas o desfibrilaciones en momentos no apropiados:

«Vi a un anestesista colocar un tubo ET y romper su esófago y el tipo se asfixió hasta morir con su propia sangre. El coronavirus no colocó ese tubo incorrectamente», afirmó.

«Ni siquiera a las organizaciones de apoyo les importa una mierda esta gente. Literalmente, las vidas de los negros no importan aquí. Y, quiero decir, es bastante triste que alguien que es blanca y vive a cientos de kilómetros de esta ciudad le importe más esta gente que a los de esta ciudad«, expresó la enfermera de Nevada que se trasladó para ayudar ante la crisis.

«A nadie le importa porque todos son minorías y nosotros estamos en el maldito ‘barrio’. Y eso no está bien. Crecí muy pobre y sé lo que es ser completamente olvidado y que nadie te defienda», lamentó. En Queens, una desproporcionada cantidad de los contagiados son afroamericanos y latinos.

Sirotek, que tiene experiencia como enfermera de más de una década, comparó la situación del COVID-10 con el Holocausto: «La única manera de poner esto en contexto para todos es, y esto va a ser una especie de ejemplo extremo, esto es realmente lo único que se me ocurre. Es como si estuviéramos en la Alemania Nazi, y ellos llevaran a los judíos para ponerlos en una cámara de gas, yo soy el que dice ‘oye, esto no es bueno’. No deberíamos hacer esto”.

El estado de Nueva York ha reportado más de 330 mil contagios y 25.436 muertes. Aunque las autoridades afirman que el sistema sanitario ha resistido, ya que el número de hospitalizados siempre estuvo debajo de la capacidad de camas, en varios hospitales la situación ha sido grave y los pacientes no siempre recibieron la atención necesaria.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído