En la última jornada de protestas se reportaron altercados e incendios en un parque y una iglesia cercanos a la Casa Blanca

EEUU: Noche de furia, disturbios y fuego frente a la Casa Blanca

Los manifestantes pusieron en alerta otra vez al Servicio Secreto, encargado de la seguridad de Donald Trump

EEUU: Noche de furia, disturbios y fuego frente a la Casa Blanca
Protestas por la muerte de George Floy PD

Estados Unidos sigue consumida por la violencia y la sed de venganza.

Por sexto día consecutivo las protestas, los toques de queda, los saqueos y la ira sacuden a Estados Unidos.

Lo que comenzó como una protesta espontánea, ahora se extendió por el resto del país: de Nueva York a Los Ángeles, de Florida a Seattle e, incluso, las cercanías de la Casa Blanca.

Es importante recordar que las manifestaciones comenzaron inicialmente en Minneapolis después de que George Floyd, un afroestadounidense de 46 años muriera después de que un policía le presionara el cuello con la rodilla durante más de 8 minutos.

Por casi una semana, las marchas han continuado tornándose en enfrentamientos con la policía, quema de autos y actos violentos e incendios.

Como consecuencia, las autoridades locales han decretado toques de queda en más de 40 ciudades y han desplegado la Guardia Nacional (la fuerza militar de reserva que EEUU usa para situaciones de emergencia) en unos 15 estados.

Las manifestaciones de miles de personas tienen lugar a pocas semanas de que EEUU comenzara a reabrir tras ser azotado por la pandemia de coronavirus, que ha dejado allí más de 100.000 muertos y mientras siguen vigentes normas de distanciamiento social.

A las puertas de Trump

En Washington D.C. los manifestantes pusieron en alerta otra vez al Servicio Secreto, encargado de la seguridad de Donald Trump y se enfrentaron con la policía, que lanzó gases lacrimógenos.

En el distrito capital también se reportaron altercados e incendios en un parque y una iglesia cercanos a la Casa Blanca, que ya el viernes tuvo que ser cerrada de emergencia.

Sin embargo, no es la única ciudad en máxima tensión.

Por segundo día consecutivo, miles de personas salieron a las calles en Florida y en la ciudad de Miami, lo que empezó como una protesta pacífica se tornó en un caos luego que los manifestantes rompieran vidrieras y la policía respondiera con bombas de humo.

Aunque en Los Ángeles se inició como una protesta pacífica cerca del muelle de Santa Mónica, terminó con enfrentamientos con la policía y luego se reportaron saqueos en tiendas de marcas populares como Vans, Gap y Nike, así como en centros comerciales y otros puntos de venta.

Más de 80 personas fueron detenidas en Detroit, donde hubo reportes también de tiroteos y de altercados entre los manifestantes y la policía, mientras en Birmingham, Alabama, los manifestantes comenzaron a derribar un monumento confederado.

En Nueva York, donde se reportó un centenar de detenidos, los manifestantes marcharon a través de los puentes de Brooklyn y Williamsburg y detuvieron el tráfico en el puente de Manhattan.

En Filadelfia, también ocurrieron nuevos saqueos e incendios de carros de la policía, mientras en Seattle se incendiaron decenas de carros y se saquearon varios comercios.

En Salt Lake City, un hombre apuntó con un arco y una flecha a los manifestantes y fue atacado por la multitud, según informó la agencia de noticias Reuters.

Tras las crecientes protestas en Arizona, el gobernador declaró el estado de emergencia e impuso un toque de queda «efectivo por una semana».

En Chicago una multitudinaria protesta durante el día terminó en vandalismos durante la noche y grandes cadenas de supermercados como Walmart y Target fueron saqueadas.

Escape al ‘búnker’

La tensión frente a la Casa Blanca obligó a que el presidente Donald Trump fuese llevado brevemente a un refugio subterráneo por unos momentos, según un funcionario de la Casa Blanca y una fuente policial.

El presidente estuvo allí, junto primera dama Melania Trump y su hijo, Barron, poco menos de una hora antes de ser llevado arriba otra vez.

A última hora del domingo 31 de mayo, la Casa Blanca advirtió a los empleados que ocultaran sus pases hasta que llegaran al punto de entrada del Servicio Secreto y ocultarlos al salir.

El correo electrónico repetía las órdenes para el estado máximo de teletrabajo y dijo que todavía hay una “postura de seguridad elevada” debido a las protestas.

En una serie de tuits, Trump elogió al Servicio Secreto de Estados Unidos por protegerlo, diciendo que no podría haberse sentido “más seguro” cuando los manifestantes se reunieron afuera por la muerte de Floyd.

El presidente sugirió que perros y armas esperaban dentro de las puertas.

Trump afirmó que la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, no permitió que la policía “interviniera”, aunque el Servicio Secreto dijo más tarde que estaban en la escena.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído