Roy Den Hollander apareció muerto en su vivienda horas después del crimen

El FBI investiga como asesino del hijo de la jueza Esther Salas a un abogado, antifeminista y con una enfermedad terminal

El letrado demostró públicamente su rechazo ante la magistrada por ser mujer y latina

El FBI investiga como asesino del hijo de la jueza Esther Salas a un abogado, antifeminista y con una enfermedad terminal
Roy Den Hollander y la la jueza Esther Salas PD

El abogado Roy Den Hollander es el principal sospechoso del FBI por el asesinato del hijo de la jueza Esther Salas.

Con sus 69 años, el letrado se definía a sí como “anti-feminista”.

A la jueza Esther Salas parecía odiarla sin ocultamientos. En un escrito de 1.700 páginas que presentó ante una corte federal la describió como una “perezosa e incompetente jueza latina apuntalada por (Barack) Obama”.

La combinación de mujer exitosa, independiente y latina fueron demasiado para este letrado y la incluyó en la supuesta lista de blancos agredidos que investiga el FBI.

En enero pasado, la vida profesional (y de odio) de Hollander dio un vuelco. Fue cuando le anunciaron que tenía cáncer terminal. No viviría demasiado tiempo.

Les avisó a sus colegas más cercanos que dejaría la actividad y los casos que seguía. Fue en ese instante en que habría comenzado a diseñar un plan para terminar con la vida de sus enemigos. Los investigadores exploran esa hipótesis como la más firme.

En esa línea, las autoridades van tras su huella en un posible vínculo con el ataque a disparos contra el abogado defensor de derechos civiles Marc Angelucci, quien recibió un tiro que terminó con su vida en su casa de California a principios de este mes.

Una coincidencia llamó la atención de los peritos federales. Un hombre vestido con un uniforme de Federal Express fue el agresor, tal como el que mató a Daniel Anderl y dejó herido de gravedad a su padre, Mark.

En el momento del atentado, la jueza Salas estaba en el sótano de la propiedad.

El crimen

Carlos Salas, hermano mayor de la magistrada, describió a cómo ocurrió todo.

Después de que sonó el timbre, Daniel abrió la puerta y fue fusilado directamente por el supuesto repartidor de FedEx.

Un disparo directo a su corazón terminó con su vida. Alarmado, el esposo de la jueza -y abogado criminalístico- fue a ver qué sucedía. Fue recibido por múltiples balazos. Salas, al escuchar los estruendos, corrió escaleras arriba y observó la dramática escena.

El mensajero asesino ya no estaba allí.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído