Los republicanos confirman a Trump-Pence como fórmula para la Casa Blanca

Donald Trump no se limita a pedir un nuevo mandato: «Digan 12 años más»

El Partido Republicano celebra en Charlotte (Carolina del Norte) la convención de cuatro días en la que el presidente presentará su visión para la reelección

Donald Trump no se limita a pedir un nuevo mandato: "Digan 12 años más"
Donald Trump y Mike Pence. PD

La Convención Republicana, que arrancó este 24 de agosto de 2020 en Charlotte (Carolina del Norte), ha proclamado oficialmente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como candidato a la reelección en las elecciones presidenciales de noviembre.

Trump repite fórmula y concurrirá de la mano de su actual vicepresidente Mike Pence, según ha confirmado el partido al inicio del cónclave que durante los próximos cuatro días presentará su alegato para que el presidente permanezca en la Casa Blanca.

El presidente ha aparecido en Charlotte para inaugurar la cita, entre gritos de «¡cuatro años más, cuatro años más!» de sus seguidores, a lo que ha respondido:

«Si quieren volverlos locos de verdad, digan 12 años más».

Allí ha vuelto a advertir sin pruebas de las supuestas irregularidades que desatará el aumento del voto por correo.

«Tengan mucho, mucho cuidado», ha asegurado, semanas después de llegar a proponer un aplazamiento de las elecciones y con las encuestas en contra.

Al igual que ocurrió la pasada semana con el Partido Demócrata en la nominación de Joe Biden, los republicanos han optado por la vía virtual ante la creciente propagación de la COVID-19 en Estados Unidos, el país con más casos y muertos del mundo.

Trump tuvo que renunciar a su plan inicial de celebrar todo un espectáculo en Jacksonville (Florida) por la pandemia, lo cual no ha impedido la presencia de público durante la primera jornada, eso sí, con aforo limitado.

Como era de esperar, el mandatario ha resultado elegido por una abrumadora mayoría, puesto que no hubo rival que le hiciera frente durante las primarias celebradas en los últimos meses a lo largo del país.

Y al contrario que los demócratas, Trump pretende intervenir todos los días con el objetivo de presentar su plan para «mantener grande a América» y relanzar su campaña con un mensaje de optimismo en un momento marcado por la situación sanitaria y económica.

Al mal augurio de los sondeos se unen una grabación publicada por el diario The Washington Post donde su hermana Maryanne Trump asegura que el mandatario «no tiene principios» y no está preparado para el cargo, la detención del exasesor Steve Bannon por presunto fraude en la campaña para construir el muro con México y las investigaciones a las finanzas del presidente.

Por eso, el partido busca ahora movilizar a las bases que en 2016 llevaron a Trump a la Casa Blanca contra todo pronóstico, y lo hace con toda una campaña antidemócrata. Así, Trump ha vuelto a insistir en que el incremento del voto por correo, que tradicionalmente moviliza más al electorado demócrata, se traducirá en un resultado «fraudulento», una afirmación que todavía carece de pruebas. Según el republicano, los demóratas «están utilizando la COVID-19 para ganar las elecciones y defraudar a todo nuestro pueblo».

«Esta es la mayor estafa de la historia y digo del mundo, no solo de nuestra nación. La única forma en la que los demócratas nos robarán esto es si la elección está amañada. ¡Vamos a ganar estas elecciones!», ha señalado, rodeado de banderas de Estados Unidos.

Y en ese pabellón, dos momentos han entusiasmado especialmente a los militantes: cuando Trump ha prometido proteger el derecho a portar armas y cuando ha afirmado que EE.UU. «nunca será un país socialista».

También durante su intervención inicial, el vicepresidente y aspirante a la reelección, Mike Pence, ha asegurado que sus rivales están desbordados por «la izquierda radical» y ha cargado contra las medidas que promete el candidato a la Presidencia, Joe Biden.

En esta línea, Pence ha avanzado los puntos del programa republicano que será presentado en los próximos días, basado en la reducción de impuestos, mercado libre, fronteras seguras y «el derecho a la vida», entre otros asuntos. «Estoy aquí por una razón, no solo porque el Partido Republicano, sino también EE.UU., necesita otros cuatro años de Donald Trump en la Casa Blanca», ha dicho.

Bajo el lema La tierra de la grandeza, el presidente pronunciará su discurso de aceptación el jueves desde la Casa Blanca, un escenario polémico porque la sede del Gobierno será empleada con fines electoralistas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído