Hasta la fecha, John F. Kennedy ha sido el único presidente católico de EEUU

El papa Francisco llama a Joe Biden para felicitarlo por su victoria electoral en EEUU

El candidato demócrata le expresó al sumo pontífice su "deseo de trabajar juntos sobre la base de una creencia mutua en la dignidad e igualdad de la humanidad”

El papa Francisco llama a Joe Biden para felicitarlo por su victoria electoral en EEUU
El papa Francisco PD

El papa Francisco telefoneó a Joe Biden para felicitarle por su victoria en las elecciones de Estados Unidos, a pesar de que aún no existe un resultado definitivo.

El líder de la iglesia católica y el demócrata mantuvieron una conversación telefónica en la que, además de recibir las bendiciones y felicitaciones, Biden informó que acordaron trabajar juntos en una agenda común.

“Biden manifestó el aprecio del sumo pontífice en la promoción de la paz, la reconciliación, los lazos comunes de la humanidad alrededor del mundo”, dice el comunicado sobre la conversación difundido por el equipo del estadounidense.

El presidente electo, que tomará posesión el próximo 20 de enero, también “expresó su deseo de trabajar juntos sobre la base de una creencia mutua en la dignidad e igualdad de la humanidad en temas como el cuidado de los marginalizados y los pobres, el cambio climático y la integración de los inmigrantes y refugiados en las comunidades”.

De conquistar el resultado definitivo de las elecciones, Biden, de 77 años, sería el segundo católico elegido a la presidencia de Estados Unidos después de John F. Kennedy en 1960.

El aborto es uno de los temas sobre los cuales las posturas de Biden molestan tanto a los propios como a la iglesia católica.

A lo largo de su carrera ha tenido posturas cambiantes sobre el derecho de las mujeres a abortar, pero parece adherir a un criterio que se acepta como el oxígeno cuando se habla de los ideales de los Estados Unidos: las libertades individuales.

Se comprende al recordar lo que dijo: “No creo que tengamos el derecho de decirle a otras personas que las mujeres no pueden tener control sobre sus propios cuerpos. Es una decisión entre ellas y sus médicos, desde mi punto de vista. Y la Suprema Corte: no voy a interferir allí”.

Con eso hacía alusión al histórico fallo en el caso Roe vs. Wade, el pilar del derecho al aborto en los Estados Unidos.

Al referirse en campaña a su plan para la atención de la salud en caso de ganar las elecciones, el demócrata explicó que avanzaría, a partir de la Ley de Salud Accesible, u Obamacare, en todo lo que se refiera a la prevención del embarazo: los planes comunes cubrirían “la anticoncepción y el derecho constitucional de la mujer a elegir”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído