La élite mundial despedirá a Kaczynski, cuyo entierro en Wawel levanta polémica

La élite mundial despedirá a Kaczynski, cuyo entierro en Wawel levanta polémica
. Agencia EFE

La elite política mundial acudirá este domingo a Cracovia para asistir a los funerales por el presidente polaco, Lech Kaczynski, y su esposa María, que serán enterrados en el histórico castillo de Wawel, lugar donde reposan monarcas y grandes personalidades históricas de Polonia.

Tanto los presidentes de EEUU y Rusia, Barack Obama y Dimitri Medvedev, como la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, entre otros muchos, han confirmado ya su presencia en el acto previo al sepelio, que ha levantado una fuerte polémica en Polonia al elevar a Kaczynski al rango de figura histórica por el lugar elegido para su último reposo.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, asistirá también a los actos en Cracovia, cuyas autoridades se sienten ya desbordadas para atender a tanto estadista y asumir en tan poco tiempo la organización de un evento de tales dimensiones.

Los féretros de Kaczynski y su esposa serán depositados previsiblemente en una cripta de la catedral de la fortaleza de Wawel, junto a la tumba del más famoso político polaco del siglo XX, el mariscal Jozej Pilsudszkiego (1867-1935), artífice de la independencia de Polonia en 1918 tras siglos de dominación rusa, alemana y austríaca.

Este hecho ha provocado protestas de la propia población de Cracovia, donde anoche se produjo una manifestación de varios cientos de personas contrarias a que el matrimonio Kaczynski sea enterrado en Wawel, un impresionante conjunto arquitectónico medieval.

Pero también de intelectuales del rango del realizador cinematográfico Andzrej Wajda, que consideran un despropósito que el presidente polaco fallecido en accidente aéreo sea elevado prácticamente al rango de héroe nacional al recibir sepultura en el mausoleo mas importante del país.

«Lech Kaczynski era un hombre bueno y modesto», escribe Wajda en una carta abierta hecha pública hoy para explicar que el lugar elegido para su último reposo resulta exagerado y advierte de que esa «desafortunada» decisión carece de justificación alguna y puede conducir a protestas y a una división del país.

Mientras Wajda exige que se suspenda el entierro en un lugar tan emblemático, el prestigioso rotativo varsoviano «Gazeta Wyborcza» considera que fue «precipitada» la decisión de llevar a Wawel los cuerpos del matrimonio Kaczynski.

La ceremonia en Wawel del domingo estará precedida por un acto de homenaje oficial y público a las 96 víctimas -entre las que se incluye el presidente y su esposa- de la tragedia aérea ocurrida cerca del aeropuerto de Smolensk (Rusia), que tendrá lugar el sábado en Varsovia junto a la Tumba al Soldado Desconocido y que carecerá de la presencia de los grandes estadistas.

Entre tanto, miles de polacos continúan peregrinando en Varsovia al Palacio Presidencial para honrar por última vez a su fallecido presidente y su esposa, cuyos féretros han sido colocados en la Sala de Columnas sobre sendos catafalcos cubiertos con la bandera de Polonia y escoltados por una guardia militar de gala.

Mas de diez horas de cola han soportado algunos de los ciudadanos que han acudido a despedirse del matrimonio presidencial, ante cuyos ataúdes caen en su mayoría de rodillas para hacer una breve oración, cuando no rompen en sollozos, sobre todos las ancianas.

Al velatorio se sumó hoy al mediodía junto a la mayoría de su gabinete el primer ministro polaco, el liberal Donald Tusk, encarnizado rival político de Kaczynski, con quien hace cinco años compitió infructuosamente por la presidencia del país.

Por otro lado, se da por hecho que las elecciones presidenciales, necesariamente adelantadas por la muerte de Kaczynski, se celebrarán el próximo 20 de junio, una de las dos fechas anunciadas hoy por el el jefe de la cancillería del Sejm, el Parlamento polaco, Lech Czapl.

El presidente del Parlamento y jefe de Estado en funciones, Bronislaw Komorowski, anunció hoy en Varsovia que comunicará la fecha definitiva para el adelanto de las elecciones presidenciales en Polonia dentro de una semana, el próximo 21 de abril.

El anuncio de Komorowski significa que los comicios tendrán lugar seguramente el 20 de junio, ya que la legislación establece que si su anuncio oficial no se produce antes del próximo lunes, será la fecha límite para su celebración la que se establezca finalmente, mientras la segunda vuelta, si fuese necesaria, tendrá lugar dos semanas después, en los primeros días de julio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído