Hans Blix comparecerá ante la comisión británica que investiga la guerra en Irak

Hans Blix, el antiguo inspector de armamento de la ONU para Irak, comparecerá próximamente ante la comisión británica que trata de aclarar los motivos por los que Londres decidió respaldar la invasión estadounidense de dicho país en marzo de 2003, según informa la BBC.

Blix fue una figura clave en los meses previos a la guerra ya que su equipo de inspectores intentó determinar el alcance del programa de armamento de Sadam Husein. El diplomático sueco, que era el jefe de la Comisión de Observación, Verificación e Inspección de la ONU (UNMOVIC) desde su creación en 1999, será la primera personalidad extranjera que preste declaración en la investigación que dirige Sir John Chilcott y que se espera concluya antes de final de año.

Los inspectores de la UNMOVIC entraron en Irak a finales de 2002 después de que la resolución 1441 de la ONU reclamara a Sadam Husein que diera «una declaración precisa, plena y completa» de todo lo relativo a su programa de armas de destrucción masiva, misiles balísticos y otros sistemas armamentísticos.

Asimismo, la resolución pedía que se diera a los inspectores «acceso inmediato, incondicional y sin restricciones» a todas las instalaciones, advirtiendo de «serias consecuencias» si se violaban las obligaciones existentes.

En su comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU en enero de 2003, Blix explicó que Irak había cooperado «bastante bien» permitiendo acceso pero todavía era necesaria una mayor cooperación para conocer la sustancia del programa armamentístico. En este sentido, Francia y Rusia se negaron a respaldar una resolución autorizando una acción militar y pidieron más tiempo para los inspectores, pero el 20 de marzo se produjo la invasión.

Blix abandonó su cargo días antes de la invasión, con el pesar de que «no haya más tiempo para nuestros inspectores» y lamentando que «la acción armada parece ahora inminente».

Hasta la fecha han comparecido ante la comisión investigadora entre otros el ex primer ministro Tony Blair, que ordenó la invasión, su entonces ministro de Exteriores Jack Straw y el de Defensa Geoff Hoon, así como su sucesor en el cargo, Gordon Brown, cuando todavía era jefe del Gobierno británico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído