Irlanda aceptaría ayudas para la banca, pero se resiste a hablar de rescate

Irlanda aceptaría ayudas para la banca, pero se resiste a hablar de rescate
. EFE/Archivo

El Gobierno irlandés reconoció hoy que podría aceptar la creación de un «fondo de contingencia» para la banca nacional tras la visita a Dublín de la Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE).

Esa es, hasta la fecha, la señal más clara emitida por Dublín respecto a la posibilidad de que acepte ayuda internacional para atajar la profunda crisis económica que atraviesa el país, a pesar de que continúa resistiéndose a presentar una solicitud formal de ayuda ante las autoridades comunitarias.

Dado que parece inevitable que la Unión Europea (UE) acudirá al rescate de Irlanda, el Gobierno de Dublín se esforzó hoy, no obstante, por rebajar los recelos que ha despertado la presencia en la capital de los tres organismos citados.

En respuesta a las acusaciones de la oposición irlandesa, el primer ministro, Brian Cowen, insistió en que la soberanía irlandesa sobre política económica no «está cuestionada».

El «Taoiseach» (primer ministro) recordó que su país, en términos monetarios, comparte su soberanía con los socios comunitarios, con los que trabaja para hallar una solución a problemas más amplios.

Antes, su ministro de Finanzas, Brian Lenihan, dijo que Irlanda podría aceptar una ayuda para la banca en forma de «fondo de contingencia», lo que no significa, precisó, que se vaya a utilizar.

Aunque aún se desconocen las cifras que manejan la comisión técnica y Dublín respecto al montante final del rescate financiero, el gobernador del Banco Central irlandés, Patrick Honohan, estimó que el país tendrá que recibir «decenas de miles de millones de euros» para que los mercados internacionales recuperen la confianza.

La oposición dejó claro que le importa poco si el Gobierno llama «préstamos», «fondo de contingencia» o «rescate económico» a la oferta de ayuda de la UE.

Lo que preocupa en Irlanda es la supuesta pérdida de soberanía tras la llegada de organismos como el FMI y los requisitos incluidos en el programa de rescate, que según se apunta desde Bruselas, serán en su mayoría relativos a la reestructuración de los bancos.

En este sentido, el Gobierno comenzó a delimitar sus «líneas rojas» de cara a una negociación con la CE, el FMI y el BCE.

Cowen recordó que, según el texto del Tratado de Lisboa de la UE, los asuntos fiscales son cuestiones que solo competen a los Gobiernos nacionales.

Así, consideró «innegociable» la reducción, por ejemplo, del impuesto sobre sociedades, que actualmente es del 12%, una tasa que algunos socios comunitarios califican de competencia desleal.

«De momento, estamos estudiando cuales son las mejores opciones», añadió el «Taoiseach» con palabras similares a las utilizadas por su ministro de Empresas y Comercio, Batt O’Keefe, quien ha comparado las conversaciones con la comisión técnica a una partida de póquer.

Dublín confía en que la comisión no decida incrementar los límites fijados por el Gobierno en el plan de recortes cuatrienal, que se presentará la próxima semana y del que se espera que genere un ahorro de 15.000 millones de euros y reduzca el déficit hasta el 3 por ciento del Producto Interior Bruto (PBI) en 2014.

La primera fase de ese plan comenzará a rodar el próximo 7 de diciembre con la presentación de los presupuestos generales para 2011, en los que se incluyen recortes por valor de 6.000 millones de euros, una cifra que el Ejecutivo también quiere mantener intacta.

En este sentido, Lenihan indicó que los problemas de Irlanda no son «presupuestarios» sino bancarios, pues identificó deficiencias «estructurales» en la sistema financiero.

El titular de Finanzas explicó que la misión de la CE, FMI y BCE en Dublín tiene como objetivo examinar «la forma» que tomará cualquier paquete de ayudas para la banca, al tiempo que recalcó que todos los depósitos bancarios están «a salvo y garantizados».

Lenihan recordó que los tres organismos quieren reforzar con nuevas propuestas las medidas ya tomadas por el Gobierno para rescatar a la banca, como son la garantía estatal sobre los depósitos, la recapitalización de las entidades y la creación de la Agencia la Agencia Nacional de Gestión de Activos (NAMA), el «banco malo» donde se transfieren los activos tóxicos de los bancos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído