Los ministros de Economía celebran una reunión por videoconferencia

Los ministros de Economía de la eurozona celebran en estos momentos una conferencia telefónica extraordinaria sobre el rescate de Irlanda a la que se sumarán a continuación el resto de socios de la UE, entre ellos Reino Unido. Al término del encuentro se hará público un comunicado, según informaron fuentes diplomáticas.

La reunión se produce después de que el ministro de Finanzas Irlandés, Brian Lenihan, haya confirmado este domingo que Irlanda pedirá ayuda del fondo de 750.000 millones de euros de la UE y del Fondo Monetario Internacional para hacer frente a la crisis de deuda provocada por la grave situación de su sector bancario.

«Voy a recomendar al Gobierno que solicite el programa y abra negociaciones formales», ha declarado Lenihan.

El rescate de Irlanda podría ascender a alrededor de 100.000 millones de euros, según distintas fuentes. El Gobierno irlandés tiene previsto ratificar este domingo el plan de austeridad para los próximos cuatro años que busca reducir el déficit público en 15.000 millones de euros para volver a situarlo por debajo del 3% en 2014. El programa prevé un esfuerzo inicial de consolidación fiscal de 6.000 millones para 2011.

Una misión formada por expertos de la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) se encuentra desde el pasado jueves en Dublín para negociar las condiciones que se impondrán al rescate.

El Gobierno irlandés se había resistido hasta ahora a aceptar la ayuda de la UE para no perder soberanía fiscal. Dublín rechaza aumentar su impuesto de sociedades del 12,5%, uno de los más bajos de la UE, y que ha utilizado para atraer a las multinacionales a su territorio. Francia, Alemania o Austria han sugerido que este tipo debería incrementarse, pero han aclarado que no lo exigirán como condición para el rescate.

También el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha dicho que Irlanda dejará de ser un país de impuestos bajos tras esta crisis, aunque no se ha referido específicamente al impuesto de sociedades. Rehn ha explicado además que el objetivo prioritario del plan de rescate será que «el sector bancario irlandés se haga viable y sostenible, lo que requerirá bastante reorganización y reestructuración».

Los problemas de los bancos irlandeses han obligado a Dublín a comprometer 50.000 millones de euros en su rescate, lo que disparará el déficit público de este año hasta el 32% del PIB.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído