La Policía rusa detiene a un millar de caucasianos y ultranacionalistas en Moscú

La Policía rusa detiene a un millar de caucasianos y ultranacionalistas en Moscú
. EFE/Archivo

La policía rusa detuvo hoy en Moscú a casi un millar de ultranacionalistas y caucasianos, algunos de ellos armados con pistolas y cuchillos, para prevenir enfrentamientos masivos entre ambas partes.

«Algunos portaban pistolas, cuchillos, puñales, armas de electrochoque, porras telescópicas y aerosoles de autodefensa», aseguró Víctor Biriukov, portavoz de la Policía de Moscú, a la agencia Interfax.

La mitad de las detenciones se produjeron en las inmediaciones de la estación de tren Kíevskaya, una de las más concurridas de la capital.

La policía tuvo que cerrar hoy la mismísima Plaza Roja de Moscú en previsión de posibles disturbios por parte ambos grupos, que protagonizaron en las últimas horas varios altercados menores en esta capital habitada por decenas de etnias diferentes.

Fuentes policiales informaron a la agencia Interfax de que se habían cerrado todos los accesos a la plaza, el centro político, histórico y cultural de este país, y el lugar más visitado de Rusia.

La policía detuvo a muchos ultranacionalistas que gritaban lemas como «Rusia para los rusos» y «Moscú para los moscovitas» mientras se dirigían al centro, para así evitar choques violentos con los caucasianos.

Fuerzas antidisturbios vigilaron durante las últimas horas la plaza Europa, donde se encuentra el centro comercial Evropeiski, señalada como punto de reunión por caucasianos para protestar contra los ataques de los ultranacionalistas rusos.

La manifestación fue convocada por internet como respuesta a los sucesos del pasado sábado, cuando varios miles de aficionados radicales al fútbol y ultranacionalistas rusos protagonizaron violentos disturbios y atacaron a caucasianos e inmigrantes centroasiáticos junto al Kremlin.

Para evitar nuevas agresiones, la policía escoltó a los inmigrantes que trabajan en las obras de construcción del hotel Moskvá, en la Plaza Maniezh contigua al Kremlin, en su regreso a sus lugares de residencia.

Miles de efectivos de las fuerzas del orden, antidisturbios y del Ministerio del Interior patrullaron todo el día las calles y plazas del centro de la capital rusa, y también las estaciones de metro y autobús en previsión de choques interétnicos.

Además, también se redoblaron las medidas de control de documentos por toda la ciudad, escenario de unos incidentes que han ensombrecido la reciente elección de Rusia como organizador del Mundial de fútbol en 2018.

La Fiscalía rusa abrió once casos penales por vandalismo contra los ultranacionalistas que protagonizaron el sábado ataques xenófobos contra caucasianos de Rusia e inmigrantes de Asia Central.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído