Barroso desea que Grecia siga en el euro pero ve imprescindible cumplir ajustes

Los países de la eurozona están dispuestos a seguir prestando asistencia financiera a Grecia pero exigen a cambio que las autoridades de Atenas cumplan a rajatabla los ajustes prometidos a la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI), según han dicho los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.

Los dos mandatarios se han comprometido a aplicar «muy rápidamente» el plan para combatir la crisis de deuda que se pactó en la cumbre del Eurogrupo del 26 de octubre. El plan incluye reforzar la potencia del fondo de rescate hasta alcanzar 1 billón de euros, recapitalizar la banca con 106.000 millones de euros y un segundo rescate de 130.000 millones a Grecia, con una quita del 50% en los bonos en manos de los bancos.

«La eurozona está dispuesta a continuar apoyando a Grecia, pero Grecia debe cumplir el paquete pactado el 26 y 27 de octubre y, en particular, continuar aplicando el programa de la UE y del FMI. Esto tiene que quedar muy claro», han dicho Barroso y Van Rompuy en un comunicado conjunto.

«Queremos que Grecia siga en el euro», han insistido los dos mandatarios, que han lanzando un nuevo llamamiento a la «unidad nacional y política» en el país.

«La plena aplicación del plan del 26-27 de octubre y el apoyo del G-20 nos permitirá superar las actuales turbulencias», han subrayado.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído