Michael D. Higgins se convierte en el noveno presidente de Irlanda

Michael D. Higgins se convierte en el noveno presidente de Irlanda
. EFE/Archivo

El veterano dirigente laborista Michael D. Higgins, de 70 años, se convirtió hoy en el noveno presidente de la República de Irlanda durante una ceremonia celebrada en el Castillo de Dublín, en la que sucedió oficialmente en este cargo principalmente representativo a Mary McAleese.

En su discurso inaugural, Higgins agradeció al pueblo irlandés la confianza depositada en él para desempeñar el cargo «más alto» al que se puede aspirar en este país y destacó la labor efectuada por sus dos antecesoras, McAleese y Mary Robinson, para darlo prestigio.

Reconoció que accede a éste en tiempos de una grave crisis económica que ha «roto» a la nación, pero aseguró que su presidencia será de «transformación», encaminada a favorecer las «mejores e innovadoras ideas» como semilla de su recuperación.

«Debemos crear las condiciones para que florezca la creatividad en todas sus formas. Debemos buscar la manera de construir juntos una ciudadanía activa e integradora. Deseo ser el presidente de todos los irlandeses aquí y en el extranjero», declaró Higgins ante una audiencia que incluía a su esposa Sabina, visiblemente emocionada.

El solemne acto comenzó con un servicio religioso multiconfesional, una vez que el ganador de las elecciones presidenciales del pasado 27 de octubre tomó asiento en una silla expresamente diseñada para estas ocasiones en el Salón de San Patricio.

Representantes de la fe católica, protestante, ortodoxa, musulmana y judía dirigieron después plegarias para celebrar con los presentes el comienzo de un periodo de siete años de una nueva jefatura del Estado irlandés.

En un guiño a la ideología izquierdista de Higgins, también se hizo un hueco tras las intervenciones religiosas para que la Asociación Humanista de Irlanda expresase su buenos deseos hacia uno de los suyos.

Al acto asistieron varios de los siete candidatos que le disputaron el cargo a Higgins en los citados comicios, entre ellos el senador David Norris y el aspirante del gobernante partido Fine Gael, Gay Mitchell.

Martin McGuinness, el candidato del Sinn Fein, ministro principal norirlandés y exdirigente del inactivo IRA, acudió a la ceremonia acompañado por su adjunto en el Gobierno de poder compartido de Belfast, el unionista Peter Robinson.

También estuvo presente Dan Rooney, el embajador estadounidense en Irlanda, cargo que, en el pasado, fue blanco de las críticas de Higgins por la política exterior de Washington en lugares como América Latina u Oriente Medio.

Ambos serán ahora casi vecinos, en cuanto el presidente se traslade hoy a la residencia oficial de Áras an Uachtaráin, situada en el corazón del dublinés Phoenix Park y muy próxima a la de Rooney.

El veterano político, «poeta, filósofo y defensor de los derechos humanos», como le definió el primer ministro, Enda Kenny, tomó oficialmente posesión del cargo tras leer la declaración que le presentó la presidenta del Tribunal Supremo irlandés, Susan Denham.

La noticia se comunicó acto seguido al resto de la ciudad con un saludo de 21 cañonazos y el vuelo rasante de cuatro aviones militares Pilatus PC-9m en formación de diamante.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído