Su misión es mejorar la vida de su comunidad

Se descubre el paradero de Batman: el superhéroe reside en Eslovaquia

"Ayudo a limpiar el medio ambiente para que podamos seguir viviendo en este planeta"

Puede que su cinturón no esté tan bien equipado como el de la versión de cine y televisión y que no haya tenido que luchar contra el Joker o el Pingüino, pero Zoltan Kohari ha clavado el aspecto y las agallas del superhéroe de DC Comics para combatir el crimen en la población de Dunajska Streda, en el sur de Eslovaquia.

Ataviado con su traje de Batman, todo de cuero y hecho en casa, con el símbolo del murciélago en el pecho y las orejas puntiagudas en la capucha, Kohari, de 26 años, limpia las calles, ayuda a los ancianos y llama a la policía cuando ve algo sospechoso.

«He decidido hacer el bien para la gente. Me ocupo del orden y ayudo a limpiar el medio ambiente para que podamos seguir viviendo en este planeta», dijo Kohari.

Hay algunas pequeñas diferencias en las historias del Kohari de la vida real y el millonario de ficción Bruce Wayne, el hombre que se esconde tras la máscara en los cómics, películas y series de televisión.

En primer lugar, Kohari es una persona real, que no siempre ha estado del lado de la verdad y la justicia. Este pintor de casas pasó ocho meses en prisión en 2011 e intentó suicidarse tras su puesta en libertad, antes de darse cuenta de que tenía una misión: mejorar la vida de su comunidad.

TAMBIEN TIENE BATCUEVA

Al carecer de un trabajo a tiempo completo, se trasladó a un bloque de pisos en ruinas a las afueras de la ciudad y convirtió un apartamento vacío – sin electricidad ni agua corriente- en su propia ‘batcueva’ desde la que iniciar sus patrullas callejeras.

La aparición de Kohari como Batman llega tras una tendencia similar en Estados Unidos, donde algunos ciudadanos corrientes han comenzado a vestirse de superhéroes y realizar servicios públicos tras el estreno de películas de Hollywood como ‘Kick Ass’ o ‘Defendor’ de Woody Harrelson, que cuentan historias de superhéroes de carne y hueso.

Kohari dice que nunca recurre a la violencia física y que algunas personas de su ciudad piensan que es un poco murciélago, pero sus vecinos afirman que era un hombre bueno y honesto.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído