El Eurogrupo examinará hoy los presupuestos de España de 2012, el mismo día que se aprueban

España podría perder su puesto en el directorio del BCE en beneficio de Luxemburgo

COPENHAGUE, 30 (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Juan Sanhermelando)

Los ministros de Economía de la eurozona examinarán los presupuestos de España para 2012 durante la reunión informal que celebran este viernes en Copenhague, el mismo día en que el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar las cuentas públicas de este año.

La situación de las finanzas públicas en España es uno de los principales temas de la agenda del Eurogrupo informal de Copenhague. En los últimos días, la prima de riesgo de España se ha vuelto a disparar, superando a la de Italia, y ha llegado a rozar los 370 puntos, lo que ha suscitado de nuevo preocupación en la UE.

Los ministros quieren «claridad sobre la senda fiscal española» para reducir el déficit desde el 8,5% en 2011 hasta el 5,3% este año y el 3% en 2013, según han explicado fuentes europeas.

A la reunión asistirá el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, que se perderá el Consejo de Ministros para dar explicaciones a sus socios europeos.

«Si entiendo bien la decisión que va a tomar el Gobierno, (los presupuestos) serán recibidos favorablemente» por el Eurogrupo, ha asegurado un alto funcionario de la UE. En todo caso, se espera que la discusión sea «limitada» debido a la coincidencia entre la reunión de Copenhague y el Consejo de Ministros.

En la UE ha provocado malestar lo que se interpreta como un retraso del Gobierno español para aprobar los presupuestos de 2012. El Eurogrupo rechazó además el pasado 12 de marzo el objetivo de déficit del 5,8% que había anunciado de forma unilateral el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, (en lugar del 4,4% pactado por la UE por el anterior Ejecutivo) y exigió recortes adicionales por valor del 0,5% del PIB, equivalentes a 5.000 millones de euros.

El Ejecutivo comunitario ha dejado claro que vigilará que los presupuestos de 2012 incluyan ajustes estructurales en materias como fiscalidad o sanidad y no únicamente recortes puntuales del gasto. Bruselas quiere garantizar así que no habrá nuevos desvíos y que España reducirá el déficit al 3% del Producto Interior Bruto (PIB) el año que viene incluso si se agrava la recesión.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha avisado de que puede reactivar el procedimiento sancionador contra España por déficit excesivo en cualquier momento en las próximas semanas si cree que las medidas adoptadas por el Gobierno no son convincentes.

LUXEMBURGO, FAVORITO PARA EL BCE.

El Eurogrupo volverá a discutir además en Copenhague el nombramiento del sustituto de José Manuel González-Páramo en el comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) cuando expire su mandato el 31 de mayo. El favorito es el gobernador del Banco de Luxemburgo, Yves Mersch, gracias al apoyo en la sombra de Alemania y de otros países como Finlandia.

Si finalmente se confirma su designación, España sería el primer gran país de la eurozona que pierde su representación en el directorio del Banco Central Europeo (BCE) desde su fundación en 1998. Hasta ahora, España, Alemania, Italia y Francia habían tenido siempre un representante entre los seis miembros del comité ejecutivo. El Gobierno ha presentado como candidato a Antonio Sáinz de Vicuña, director del servicio jurídico de la autoridad monetaria.

Sin embargo, dos factores han lastrado su candidatura. En primer lugar, que es un jurista en un mundo controlado por banqueros centrales y directores del Tesoro. Y sobre todo el hecho de que el presidente del BCE es un italiano, Mario Draghi, y el vicepresidente un portugués, Vítor Constâncio, por lo que los países ‘triple A’ quieren reducir el peso de los países del sur, a los que consideran menos estrictos en materia de lucha contra la inflación.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha admitido en los últimos días que España podría aceptar como alternativa a su puesto en el BCE alguno de los otros cargos en la UE que deben designarse en las próximas semanas. El que tiene más posibilidades es la dirección del fondo de rescate para países endeudados, puesto en el que podría designarse a la ex directora general del Tesoro, Belén Romana.

También hay que renovar la presidencia del Eurogrupo, donde el favorito es el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, aunque no se descarta que siga Jean-Claude Juncker, y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, al que aspira Francia. El ministro francés de Finanzas, François Baroin, ha dado a entender este jueves que se necesita más tiempo para un acuerdo sobre el reparto de cargos y por tanto podría no haber acuerdo en Copenhague.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído