El misterio rodea la muerte del diplomático de 52 años

El embajador de Serbia ante la OTAN se suicida saltando al vacío en el aeropuerto de Bruselas

Según el ministerio, Milinkovic será recordado como "un hábil diplomático, erudito versátil y un hombre noble"

El embajador de Serbia ante la OTAN, Branislav Milinkovic, se suicidó el martes 4 diciembre 2012 por la noche saltando al vacío desde un aparcamiento del aeropuerto de Bruselas, según confirmaron fuentes diplomáticas del país balcánico. «Es una gran tragedia. No tenemos más información por el momento», señalaron las fuentes.

La Fiscalía belga ha descartado abrir una investigación sobre el caso al tratarse «claramente de un suicidio», manifestaron fuentes fiscales belgas, que no quisieron dar detalles del suceso alegando la necesidad de mantener el respeto a la familia.

«Estoy muy entristecido por la trágica muerte del embajador y ofrezco mis condolencias a su familia y sus seres queridos», dijo, por su parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, durante la conferencia de prensa ofrecida al concluir la reunión ministerial del organismo.

Rasmussen agregó que Milinkovic era «un muy respetado representante de su país y será echado de menos en el cuartel general de la OTAN. Se ganó el respeto y la admiración de los embajadores y era un gran activo para su país».

El secretario general de la Alianza declaró «no disponer de más informaciones sobre las trágicas circunstancias de su muerte, que han de investigar», precisó, «las autoridades competentes».

En Belgrado, el ministerio serbio de Asuntos Exteriores confirmó a través de un breve comunicado en su página web el fallecimiento del embajador, aunque sin dar más detalles. Según el ministerio, Milinkovic será recordado como «un hábil diplomático, erudito versátil y un hombre noble».

El suceso ocurrió a última hora del martes cuando el embajador, de 52 años, se encontraba en el aeropuerto para recibir a una delegación oficial de su país que iba a participar ayer en reuniones en la OTAN.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Alianza Atlántica celebraron en Bruselas una reunión de dos días, en la que también participaron ayer gobiernos que como Serbia colaboran con la OTAN en su misión en Afganistán (ISAF).

Serbia no pertenece a la Organización, pero como muchos otros países cuenta con una oficina en el complejo que aloja el cuartel general aliado en Mons, a las afueras de la capital belga. Antes de llegar a Bruselas, Milinkovic ejerció su labor diplomáticas en Viena ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y ante Austria.

Por otra parte, tras la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN, Rasmussen aseguró que la transición en Afganistán marcha según lo previsto y que la Alianza se compromete a buscar fondos para la financiación de las fuerzas de seguridad afganas después de la salida de sus tropas del país, un capítulo que plantea problemas para muchos países europeos golpeados por la crisis.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído