La Policía rusa detiene a decenas de islámistas y caucásicos sospechosos

Vladimir Putin promete «exterminar» a los terroristas tras el atentado de Volgogrado

El presidente asegura que Rusia seguirá su "lucha segura y despiadada"

Desde la desaparición de la URSS en diciembre de 1991, centenares de rusos han muerto víctimas del terrorismo islámico

Vladímir Putin, que este 1 de enero de 2014 visita Volgogrado, ha prometido que las autoridades continuarán la lucha contra los terroristas hasta «su completa eliminación».

«Continuaremos la lucha contra los terroristas de manera segura, despiadada y consecuente hasta su completa eliminación».

Las palabras, que el presidente ruso había dicho la víspera en su mensaje navideño, han vuelto a ser pronunciadas a su llegada a Volgogrado, la antigua Stalingrado.

Por vez primera en varios años, el jefe del Kremlin ordenó reforzar la seguridad en todo el territorio nacional, después de que un doble atentado suicida en menos de 24 horas dejara el domingo y el lunes 33 muertos en la ciudad de Volgogrado.

Las del mensaje navideño son las primeras palabras del presidente ruso tras los dos atentados suicidas de Volgogrado, que anuncian una ofensiva terrorista contra Rusia en la región del Cáucaso, a pocos días de que comiencen los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebrarán en Sochi.

El Comité Olímpico Internacional ha mostrado su confianza en que las autoridades rusas garantizarán la seguridad del evento. Las palabras de Putin hacen presagiar que el Kremlin optará por la mano dura.

La Policía rusa ya ha reaccionado tras las matanzas de Volgogrado, que le costaron la vida a al menos 34 personas y ha detenido este martes a varias decenas de personas.

En el marco de la operación antiterrorista ‘Torbellino‘, la Policía y el Ministerio del Interior han desplegado en Volgogrado unos 5.200 agentes para hacer redadas en busca de personas relacionadas con los dos ataques terroristas, según ha explicado el director de Emergencias, Andrei Pilipchuk.

En total, han sido arrestada 87 personas, algunas de ellas con armas y otras por resistirse a identificarse o por no hacerlo con la documentación correspondiente.

La cadena de televisión estatal ha mostrado imágenes de agentes uniformados con casco llevando a varios detenidos frente a un muro. No hay indicios de que estén directamente relacionados con los dos atentados o de que tuvieran planeado llevar a cabo más atentados.

LOS GRANDES ATENTADOS TRAS DERRUMBARSE LA URSS

  • Los atentados de los apartamentos. Septiembre de 1999. Una serie de explosiones destruyeron parcialmente cuatro bloques de edificios en las ciudades de Buynaksk, el día 4, Moscú, los días 9 y 13, y Volgodonsk el 16. Hasta 293 personas murieron asesinadas y 651 resultaron heridas. Otras bombas fueron desactivadas en Moscú durante ese mes. Ningún grupo reivindicó los ataques. El exespía del Servicio Federal de Seguridad (FSB) ruso Alexander Litvinenko, que seis años después moriría envenenado en Londres, denunció que los ataques fueron obra del espionaje ruso para justificar la segunda guerra de Chechenia, que había comenzado el 26 de agosto por orden del entonces primer ministro Vladímir Putin.
  • Matanza del Teatro Dubrovka. Octubre de 2002. Entre 40 y 50 terroristas chechenos tomaron el teatro moscovita durante una representación el 23 de octubre de 2002 y retuvieron a 850 rehenes. Reclamaban la retirada del Ejército ruso de la república caucásica y el fin de la guerra. Después de un asedio de dos días, las fuerzas rusas Alfa Group introdujeron un agente químico desconocido en el sistema de ventilación del edificio y lo asaltaron. Durante la redada, los 40 atacantes fueron asesinados por las fuerzas rusas, y cerca de 130 rehenes murieron debido a las reacciones adversas a los gases.  
  • Secuestro de la escuela de Beslán. Comenzó el 1 de septiembre de 2004. Durante tres días, 1.100 personas, 777 de ellas niños, fueron retenidas en la escuela de Beslán, localidad de la región caucásica de Osetia del Norte. Los secuestradores eran militantes del Batallón Riyadus-Salikhin. Fueron enviados a perpetrar el atentado por el señor de la guerra y separatista checheno Shamil Basayev. Los objetivos del secuestro eran forzar el reconocimiento de la independencia de Chechenia en la ONU y la retirada rusa de la república caucásica. Al igual que en el asalto al teatro Dubrovka, las fuerzas rusas actuaron con extrema brutalidad. En el tercer día del enfrentamiento las fuerzas de seguridad irrumpieron en la escuela con tanques, cohetes incendiarios y otras armas pesadas. Al menos 334 rehenes murieron en el asalto, entre ellos había 186 niños.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído