La comisaria europea se 'hace la sueca' y dice ahora que ella no acusó a nadie y no sabe nada

Cecilia Malmström: su ignorancia sobre la valla delata a la comisaria azote de la Guardia Civil

El ministro Fernández propuso el lunes a la responsable de Interior de la UE un viaje a Ceuta y Melilla durante una reunión tensa

Cecilia Malmström: su ignorancia sobre la valla delata a la comisaria azote de la Guardia Civil
Cecilia Malmström. PD

Conozco un poco pero no... no suficientemente los detalles para comentar esto

Jorge Fernández Díaz va camino del intento de reprobación en el Congreso. Es el plan B de la oposición después de que este martes el PP utilizara su mayoría absoluta para impedir la creación de una comisión parlamentaria de investigación sobre la tragedia de Ceuta.

Por si el ministro no tuviera bastante con el acoso y derribo del resto de partidos por la actuación de la Guardia Civil y de su Ministerio en torno a la muerte de 15 inmigrantes, a Fernández Díaz le ha salido en Bruselas una enemiga que trae de cabeza a Interior.

Nada menos que la comisaria europea del ramo, la sueca Cecilia Malmström. La mujer que acusó a la Benemérita de abocar a la muerte a los 15 subsaharianos al atemorizarlos con sus pelotas de goma.

Como revela Ana I. Martín este 5 de marzo de 2014, la que está asesorada por una antigua secretaria de Estado de José Luis Rodríguez Zapatero, la socialista catalana Anna Terrón.

La que mantiene una buena amistad con otro socialista, Diego López Garrido, forjada en los tiempos de éste como secretario de Estado para la UE.

Hasta la capital belga viajó el ministro el lunes para reunirse con Malmström -a petición de él- y ponerle algunos puntos sobre las íes, indignado con las graves acusaciones que días antes la comisaria había hecho. Para más inri, vía Twitter.

«Fue una reunión bastante tensa», reconocen abiertamente a El Semanal Digital’ desde su departamento.

Según su equipo, Fernández Díaz trasladó a la comisaria el malestar del Gobierno por sus críticas mientras ella se dedicaba básicamente a escuchar.

Le pidió que le diera una alternativa factible a las concertinas si la tenía, pero ella no respondió.

Solicitó que la UE conceda a España una ayuda urgente de 45 millones de euros para hacer frente a la situación de emergencia de Ceuta y Melilla, pero ella se limitó a decir que estudiarían la propuesta.

Es más. El ministro reiteró su invitación a Malmström para que viaje a las ciudades autónomas y conozca de primera mano la presión migratoria que existe sobre ambas. Que antes de seguir hablando conozca, por ejemplo, la valla por la que este mismo martes intentaron llegar a España a través de Ceuta 1.600 africanos en dos asaltos masivos. Uno de ellos, el más multitudinario hasta la fecha.

Pero la comisaria natural de Estocolmo se hizo la sueca, y nunca mejor dicho. No trasladó el más mínimo interés por visitar la zona, como tampoco lo ha hecho hasta ahora en sus más de cuatro años en el cargo.

Y eso, que critique desde la ignorancia del terreno, es lo que peor ha sentado en el Ministerio y en la Guardia Civil.

Hasta el punto de que, en noviembre de 2012, fue pillada en un renuncio en plena entrevista en la SER. Entonces, Pepa Bueno le preguntó por los polémicos CIEs, los centros de internamiento de extranjeros.

Un asunto tan a la orden del día en España, una de las principales puertas de acceso de la inmigración a Europa, que la comisaria del ramo debería conocer. Máxime teniendo en cuenta que vivió en Barcelona años atrás.

Pero Malmström sorprendió a su entrevistadora con cuando ella le preguntó si conocía «esta realidad»:

«Conozco un poco el debate en España pero no los detalles y sé que es un debate doméstico. Que es muy agitado».

Bueno insistió: «¿Pero le han llegado noticias de estos centros españoles, los conocía?».

Y de nuevo se topó con una comisaria escurridiza: «Conozco un poco pero no… no suficientemente los detalles para comentar esto».

Esa entrevista cobra ahora especial relevancia porque muestra el grado de desconocimiento del que peca la comisaria Malmström sobre la realidad diaria en Ceuta y Melilla. Creen en Interior que si pasara un par de días allí no sería tan atrevida en sus juicios.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído