Obama advierte a Crimea de que el referéndum de adhesión a Rusia es ilegal

Crimea desafía al Gobierno de Kiev y proclama su unión a Rusia

La península prorrusa de Ucrania convoca para el día 16 una consulta sobre su incorporación a la Federación Rusa

Crimea desafía al Gobierno de Kiev y proclama su unión a Rusia

La UE adopta sanciones políticas, pero no económicas contra Moscú: Los líderes de los 28 países suspenden las negociaciones con Rusia sobre la liberalización de visados

Empujadas por una ola de entusiasmo popular y conscientes del enorme apoyo que tienen entre la población de la península, las autoridades prorrusas de Crimea han instado este jueves al presidente Vladímir Putin a que examine la petición de la región de incorporarse a la Federación Rusa.

«El parlamento crimeo ha aprobado por unanimidad una moción que prevé la incorporación a Rusia, y ha pedido al presidente y al parlamento ruso que consideren esta petición».

El viceprimer ministro de Crimea, Rustam Temirgaliev, ha declarado que el referéndum sobre la autonomía de la región se celebrará el domingo 16 en vez del 30 de marzo de 2014, como inicialmente estaba previsto.

La deseperada respuesta de Kiev ha llegado unas horas después. El presidente interino de Ucrania, Oleksander Turchínov, considera ese referéndum «una farsa y un delito organizado por los militares rusos».

En una breve declaración televisada, Turchínov anunció que el Parlamento de Kiev comenzará de inmediato el procedimiento para disolver la asamblea de Crimea y bloquee el referéndum.

La primera de las dos preguntas a la cual tendrán que contestar los ciudadanos será si quieren que Crimea siga en Ucrania o que, de lo contrario, se incorpore a Rusia; la segunda, si están a favor de que Crimea siga formando parte de Ucrania pero vuelva a gozar de la amplia autonomía que tenía con la constitución de 1992, que le garantizaba una independencia de facto.

Este mismo jueves, 6 de marzo de 2014, las autoridades ucranias han confirmado que han detenido en Donetsk, al este de Ucrania, al autoproclamado gobernador al que se le acusaba de liderar la toma de edificios gubernamentales junto a un millar de manifestantes prorrusos.

Mentras tanto, las autoridades crimeas han prohibido este jueves la entrada del grupo de observadores militares no armados de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), según El Gobierno interino ucranio.

La portavoz de la OSCE Tatiana Baeva ha confirmado que los militares estaban a bordo de dos autobuses, procedente de la ciudad ucrania de Odessa, cuando les fue negada la entrada a Crimea. Ahora se encuentran en Jerson, al norte, «donde estudiarán cómo proceder».

El Gobierno ucraniano había anunciado el miércoles que la misión, con un total de 40 observadores de 21 países miembros, realizarían una misión al país entre el 5 y el 12 de marzo durante la que visitarían bases militares ucranias y de la flora rusa del Mar Negro en Crimea.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, citado por la televisión estatal, ha señalado que Putin ha sido informado de los deseos de Crimea.

Tampoco las reacciones ucranias tardaron en llegar. El ministro de economía, Pavlo Sheremeta, ha declarado en Kiev que el un referéndum en Crimea sobre el estatus de la región sería ilegitimo.

El Parlamento de la república autónoma de Ucrania había convocado el pasado 27 de febrero en sesión a puerta cerrada -mientras el edificio estaba tomado por un grupo armado prorruso- un referéndum sobre la ampliación de la autonomía de Crimea, el mismo día en el que se designó un Gobierno afín a Moscú encabezado por Serguéi Axiónov,

Antes de la decisión de este jueves, la fecha de la consulta ya se había adelantado dos veces, y su objeto se ha modificado para llegar a preguntar sobre la unión con Rusia.

Crimea está poblada por unos dos millones de personas, de las cuáles el 60% son rusos, el 26% ucranianos y el 12% tártaros, favorables a mantener la región dentro de Ucrania.

Moscú mientras tanto está trabajando para facilitar los trámites que permitan a los ciudadanos cuyo idioma materno es el ruso, que hayan vivido en Rusia o en la antigua Unión Soviética puedan adquirir las ciudadanía rusa.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ha detallado durante una reunión de su Ejecutivo que la simplificación de estos trámites:

«Estamos tomando otra medida en esta dirección y discutiendo un borrador de ley federal para que los ciudadanos extranjeros o apátridas cuyos idioma materno sea el ruso, puedan obtener la ciudadanía».

Medvedev ha especificado que con las nuevas reglas se podría obtener la ciudadanía en tres meses.

LA REACCIÓN DE EEUU

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dejado claro este jueves que su país no reconoce la legitimidad del referéndum para determinar la integración de Crimea en Rusia convocado por el Parlamento prorruso de la región. Como lleva haciendo desde que se recrudeció la crisis ucrania tras la invasión de la península por las tropas rusas, el mandatario ha apelado a la ley internacional y ha señalado que la consulta prevista no cumple la misma.

Obama ha hecho esas declaraciones horas después de que la Casa Blanca diera un paso más en su empeño por aislar económica y políticamente a Rusia en represalia por su presencia militar en Ucrania.

El Gobierno ha anunciado la prohibición de visados a altos funcionarios rusos y ucranios involucrados en la violación de la soberanía de Ucrania y la adopción de una orden ejecutiva que sienta las bases para imponer sanciones individuales a particulares y empresas.

La Casa blanca se ha apresurado a aclarar que el presidente ruso, Vladimir Putin, no se encuentra entre las personas sancionadas.

«No es habitual sancionar a un jefe de Estado».

LA REACCIÓN DE LA UNIÓN EUROPEA

Sanciones políticas, pero no económicas. A esa decisión han llegado los jefes de Estado y de Gobierno convocados en Bruselas para acordar una postura común europea respecto a la crisis desatada en la península de Crimea.

La UE decidió este jueves suspender de inmediato las negociaciones con Rusia de cara a la liberalización de visados y las de un nuevo acuerdo de asociación entre Bruselas y Moscú, como resultado de la escalada de tensiones en Ucrania. Asimismo, amenazaron con adoptar castigos selectivos contra las personas, así como una amplia gama de medidas económicas.

A su llegada este jueves a la cumbre, que comenzó a las 11.30, los primeros ministros y presidentes de los Estados miembros han mostrado su adhesión en torno a dos bloques: el liderado por Reino Unido, que exige sanciones sobre Rusia si prosigue en su despliegue de tropas, y un segundo, encabezado por Alemania, que aboga por mayor diálogo con el Gobierno de Vladímir Putin.

Los líderes europeos discutirán, entre otros asuntos, el apoyo económico y financiero a Ucrania para contribuir a evitar su bancarrota si logra cerrar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído