La economía italiana se contrajo un 0,2% en el segundo trimestre de 2014

La linda Italia vuelve a caer en recesión

El ministro de Economía, Pier Carlo Padoan: "Necesitaremos tiempo, pero no vamos a fallar”

La linda Italia vuelve a caer en recesión
El primer ministro Renzi. IT

Nos esperábamos datos más altos, pero esto solo significa que trabajaremos con mayor determinación

La economía de Italia se contrajo un 0,2% en el segundo trimestre de este año por lo que el país cayó en un estado de «recesión técnica».

El Producto Interior Bruto se había reducido 0,1% en el trimestre anterior.

La inesperada contracción del PIB es un golpe para el primer ministro Matteo Renzi, quien llegó al poder en febrero con la promesa de reformar y reactivar la economía.

En una entrevista publicada poco antes de que se conocieran las nuevas cifras, el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, dijo que el crecimiento depende de que se actúe más rápido para implementar el extenso programa de reformas del gobierno.

Es la tercera vez desde 2008 que Italia cae en recesión. 

La ligera mejora de finales del año pasado había regalado la sensación de un tenue resplandor al final del túnel. Tanto que para este trimestre política y Bolsa confiaban ya no en un crecimiento, pero sí al menos en el estancamiento, en un más digno 0%.

Las tensiones internacionales -sobre todo el conflicto entre Ucrania y Rusia, con sus reservas de energía- aumentan la debilidad italiana y hacen que la resurrección de las cuentas estatales cueste mucho más de lo previsto. Sobre todo porque Italia arrastra una deuda pública enorme.

Se lo hace notar hoy, en las páginas de su diario, el director de Il Sole 24 ore al titular de Economía Pier Carlo Padoan. La respuesta del ministro es firme: «Sé muy bien, y los mercados saben también, que Italia está fuertemente encaminada hacia el crecimiento. Necesitaremos más tiempo, pero no vamos a fallar».

«El umbral del 3% en la relación entre déficit y PIB -declara Padoan en la misma entrevista publicada hoy por este diario económico- no será superado. No lo vamos a sobrepasar ni en 2014, ni en 2015. Ni siquiera pondremos mano a la Ley de Presupuestos».

El encargado de controlar las cuentas del país excluye también el riesgo de que la troika llegue de Bruselas a Roma para encargarse de la situación, como pasó con Atenas.

Sin embargo, no pudo evitar reconocer las dificultades (ya no coyunturales, sino estructurales) en las que se hunde la tercera economía de la zona euro. Sin embargo, según subraya el hombre que hace cuatro meses Renzi puso a gestionar las arcas públicas, hay datos que animan a la esperanza:

«los datos negativos difundidos por el ISTAT se refieren a las inversiones. En cambio, los datos sobre el consumo y las exportaciones son moderadamente positivos. Aquello nos da esperanzas de que las familias recuperen un poco de confianza y nos confirma que estamos en fase de salida de la recesión, aunque subir la cuesta sea muy cansino porque la recesión es realmente profunda. No podemos olvidar que 2013 cerró con un resultado de -1,9%. Pero nuestro Gobierno está empeñado en realizar actos con efectos de largo plazo. Veremos los resultados en 2015 y 2016».

La duda está en si los mercados -y Bruselas- saben esperar.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído