Presenta al presidente Hollande la dimisión en bloque de su Gobierno y este martes dará a conocer el nuevo gabinete

Manuel Valls se carga a todos los ministros por falta de entusiasmo con los recortes

"Un ministro de Economía no puede expresarse así sobre la línea económica del Gobierno y sobre un socio europeo como Alemania"

No le ha temblado la mano a Manuel Valls.Las discrepancias internas en el Gobierno francés por las políticas de austeridad han propiciado su renuncia en bloque.

Así lo ha comunicado el enérgivo primer ministro francés, al presidente de la República, François Hollande.

«La composición del nuevo gabinete será anunciada mañana», informó Hollande, este lunes 25 de agosto de 2014, en un escueto comunicado difundido después de que este fin de semana los ministros de Economía y de Educación, Arnaud Montebourg y Benoît Hamon, respectivamente, criticaran públicamente la política del Ejecutivo.

Hace semanas que varios dirigentes socialistas piden un cambio de rumbo en la política con la que el presidente trata de hacer frente a la crisis, una rebelión a la se han sumado en los últimos días varios ministros, que creen que París debería abandonar las medidas de austeridad y apostar más por el crecimiento.

El díscolo que abrió la caja de Pandora fue el titular de Economía, Arnaud Montebourg, quien pidió ayer a Hollande y Valls «una inflexión mayor» en la política económica.

«Ante la gravedad de la situación, me veo en el deber de proponer soluciones alternativas».

Días antes ya había advertido que la prioridad ahora «debe ser salir de la crisis y dejar pasar a un segundo plano la reducción dogmática del déficit, que sólo nos conduce a la austeridad y al paro».

Sus palabras fueron apoyadas por el titular de Educación, Benoît Hamon, que criticó la política de austeridad de Francia y aseguró que hay que relanzar el consumo.

«Es la condición para que la política de la oferta que se lleva haciendo desde hace dos años tenga éxito. No podemos venderles nada a los franceses si no tienen ingresos suficientes», apuntaba este 24 de agosto de 2014 al diario Le Parisien.

Tanto François Hollande como Manuel Valls han venido reiterando que no van a modificar su hoja de ruta prevista, que pasa por estimular el crecimiento pero también por seguir recortando gastos para reducir el déficit.

Para Hollande, cambiar de política ahora «haría incoherente» la gestión del Gobierno. Tajante también, para el primer ministro, esta posibilidad «está fuera de cuestión».

Sin embargo, con el crecimiento estancado y el paro en ascenso, la corriente anti austeridad dentro del Ejecutivo no ha cesado de ganar adeptos.

La semana pasada la ex ministra de Vivienda, Cécile Douflot, criticaba abiertamente en un libro la política económica de Hollande, que «nunca debió ser presidente de nadie».

«François Hollande contra la deuda es peor que Sísifo con la piedra».

«La reducción del déficit es una aberración económica que agrava el paro, un absurdo financiero porque hace imposible la recuperación de las cuentas públicas, una política siniestra porque lanza a los europeos a los brazos de los partidos extremistas».

El ministro de Economía cree que el presidente debería «elevar el tono» con Angela Merkel, propulsora de las medidas de austeridad. Para Hamon, la canciller «ya no puede ser la que decida la orientación europea, pues Alemania sólo vela por sus intereses personales».

La sinceridad del titular de Economía ha desatado la crisis gubernamental. Ya ayer el entorno de Manuel Valls confesaba que Montebourg «ha pasado una línea roja» y que el primer ministro «está decidido a actuar» al respecto.

«Un ministro de Economía no puede expresarse así sobre la línea económica del Gobierno y sobre un socio europeo como Alemania».

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído