Matthew Williams murió después de que la Policía le disparase con un taser

Sorprenden a un caníbal ciego de coca masticando el ojo de una joven en la habitación de un hotel

El llamado 'Fifí' acababa de salir de la cárcel: a la víctima, de 22 años, la mató devorándole la cara

Matthew Williams, de 34 años de edad, se había alojado en el hotel Sirhowy Arms, situado en la localidad de Blackwood, al sur de Gales, y los responsables del establecimiento le habían dicho que nada de mujeres en las habitaciones.

El joven, un criminal apodado ‘Fifí’, -y que había cumplido la mitad de una condena de 5 años de cárcel por un delito de violencia doméstica-, se las arregló sin embargo para subir a su cuarto a una chica de 22 años para tomar una copa.

GRITOS Y LAMENTOS

En un momento dado se empezaron a escuchar unos gritos desgarradores, y el conserje subió a ver qué pasaba. No recibió contestación tras llamar a la puerta, así que decidió avisar a la Policía.

Los agentes entraron por la fuerza, y se encontraron con una desgarradora escena: el hombre estaba masticando el ojo de la chica, a quien ya le faltaba media cara. Estaba muerta.

Tal y como relata ‘Mirror‘, los agentes le descargaron varias ráfagas de taser, cayendo éste a suelo entre espasmos. Al poco fallecía.

Fuentes oficiales han informado que había tomado una gran cantidad de cocaína.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído