Janina, de 91 años y declarada muerta por una doctora, pidió té para recuperarse

Se pasa 11 horas metida en la nevera de la morgue y encima tiene que hacer cola para anular su defunción

Los empleados vieron cómo la bolsa negra con un cuerpo comenzaba a moverse...

"Yo levanté el acta (...) Estoy aturdida, no entiendo lo que pasó, su corazón no latía, ella ya no respiraba"

Una mujer de 91 años que había sido declarada muerta despertó tras pasar 11 horas en el refrigerador de una morgue en Polonia, según relata la televisión pública TVP que se pregunta si se trata de un milagro o un error.

Los hechos ocurrieron el 6 de noviembre de 2014 cuando Janina Kolkiewicz, vecina de Ostrow Lubelski, en el este de Polonia, despertó en una cámara frigorífica de la morgue para la sorpresa de sus empleados que vieron cómo la bolsa negra con un cuerpo comenzaba a moverse.

«Yo levanté el acta de defunción (…) Estoy aturdida, no entiendo lo que pasó, su corazón no latía, ella ya no respiraba. Estaba convencida de que estaba muerta»,

ha declarado a la televisión la médico, Wieslawa Czyz.

UN TÉ

La mujer no es consciente de lo cerca que ha estado de la muerte ya que sufre de demencia, según explicó a un diario local la sobrina de la heroína de esta historia, Bogumila Kolkiewicz.

«Cuando volvimos a casa, nos dijo que tenía mucho frío y pidió un té caliente».

La policía ha abierto una investigación sobre esta sorprendente historia y la médico podría ser acusada penalmente, según ha indicado la TVP.

Henryk Klementewicz, director de la funeraria que acogió el cuerpo de la anciana Janina, también expresó su sorpresa por este extrano suceso. Para este experimentado empresario del sector,

«ni yo ni mi predecesor, que estaba a cargo de la empresa hemos visto algo igual en 30 años. No sé cómo ha podido suceder».

Una vecina de la Sra, Kolkiewicz dijo a la prensa que pensó que su vuelta a la vida se debía a «un milagro».

A HACER COLA

Lo más prosaico de toda esta historia ha sido, sin duda, el papelo burocrático realizado por Janina Kolkiewicz quien ha tenido que presentarse ante los funcionarios del registro civil de su localidad para cancelar su certificado de defunción.

Eso sí, dadas las circunstancias excepcionales que rodearon su ‘muerte’ y posterior ‘resurrección’, la policía ha iniciado una investigación para determinar si la mujer estuvo expuesta a un peligro incierto derivado de la falta de profesionalidad de quienes le atendieron.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído