Entrega desinteresada de sentimientos e ilusiones

Una luz en la Historia: La Tregua de Navidad

Una luz en la Historia: La Tregua de Navidad
Partido de fútbol soldados, diciembre de 1914 Qué Aprendemos Hoy

«Las guerras comienzan cuando se desea, pero no terminan cuando se quiere».

-Maquiavelo-

Era invierno de 1914 cuando toda Europa entendió la guerra en la que se sumía, una guerra que se prolongaría más de lo esperado; La Primera Guerra Mundial.

El papa Benedicto XV comenzó a difundir mensajes de paz para instar a los países beligerantes a acabar con la guerra. Petición que únicamente caló en los soldados, la mayoría de tradición cristiana, con deseo de volver a casa por navidad. Unos deseos que no fueron cumplidos, unas casas que terminaron siendo sustituidas por mugrientas trincheras con olor a muerte

El 24 de diciembre se produjeron numerosos actos espontáneos en distintos sectores de todo el frente. Algunos soldados alemanes, franceses, belgas o ingleses cantaban villancicos que eran seguidos por sus enemigos en las trincheras de enfrente. Los enemigos no se tenían miedo, y saludaban a su rival con nostalgia. Un día en el que no importaron los bandos, sólo compartir «regalos» y sentimientos.

Uno de los puntos más conocidos de la denominada «Tregua de Navidad» fue el partido de fútbol jugado entre ingleses y alemanes. Lo cierto es que no se celebró un único partido, sino que fueron varios a lo largo de todo el frente.

Si quieres saber todo lo que esconde esta conmovedora historia Pincha Aquí

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído